sábado, 17 noviembre 2018
23:09
, última actualización
Deportes

Cómo crear ilusión sin los fichajes de otras épocas

Con el presupuesto al nivel del año 2006, sólo una buena venta hará llegar un refuerzo mediático al Sevilla de Míchel. El club se esfuerza en acciones de marketing que arrancan hoy con la presentación de la campaña de abonos en un barco en el río Guadalquivir.

el 13 jun 2012 / 23:15 h.

El Sevilla FC presenta hoy su campaña de abonos. Lo hará en un barco que navegará sobre el Guadalquivir, partiendo de la Torre del Oro. Un escenario espectacular para una acción de marketing más necesaria que nunca, puesto que en época de rescisión económica, los fichajes de perfil bajo no colaboran como en los tiempos no tan lejanos de bonanza en convencer a los aficionados de invertir en fútbol. Tal es así, que el primer mensaje tiene como impacto principal la bajada de precios, en una temporada en la que el equipo sólo afrontará competiciones nacionales.

José María del Nido se subirá a ese barco en ese punto donde llegaban hace siglos otros cargados con las riquezas de América. En la bodega de la embarcación sevillista ya no están aquellos famosos 50 millones de fondos propios y el presupuesto para la 20012-13 será de 60 millones, cuando en 2011 superó los 100. Hay que retrotraerse a la 2005-2006 para buscar una cifra similar. Entonces fueron 68, cuando en 2005, en pleno crecimiento rumbo a esas temporadas mágicas de los títulos y de la nominación durante dos años consecutivos como Mejor Equipo del Mundo, fue de 42.En esa temporada 2006, el Sevilla se permitió el lujo de fichar, por ejemplo, a Ernesto Javier Chevantón por 8,9 millones de euros, o a Aleksander Kerzhakov, del Zenit, por algo más de 5. En 2007, llegó un jugador que ahora acaba de finalizar su relación con el club de forma tumultuosa , Arouna Koné, por el que el Sevilla pagó 12 millones de euros al PSV Eindhoven. En ese mismo verano llegaron Aquivaldo Mosquera, por 8 millones, del Pachuca mexicano, y volvía Jesuli, por el que se pagó 5,5 millones, además, Seydou Keita, previo pago de otros 4 al Lens. En total, un desembolso de más de 30 millones de euros, una cantidad que volvió a invertir tanto en 2008 como en 2009, cuando realizó el fichaje más caro de la historia del club, Álvaro Negredo, 14 millones para el Real Madrid.

Junto al vallecano, en esa temporada también llegó Didier Zokora, con un coste de 9 millones de euros. Un año antes, Romaric y Konko costaban 8,5 millones cada uno, por no hablar de Lautaro Acosta, aún en nómina del club, 7 millones para Lanús. Incluso el fichaje de Fernando Navarro, desde la perspectiva de hoy, se antoja caro, casi 5 millones para el Mallorca por el lateral. Por comparar, el Sevilla de hoy, que ha desembolsado 5 millones por Diego López y Javi Hervás, mantiene un tira y afloja por un jugador, que aún estimando clave en su configuración no sólo defensiva, sino de cara al fortalecimiento del vestuario como es el central Cata Díaz, está en duda por un millón de euros .

Para el Sevilla, un jugador de gran proyección como el delantero del Espanyol Álvaro Vázquez, por el que pide 5 millones de euros, es caro, en la competencia con Valencia y Atlético de Madrid. Al balance de la temporada también habrá que añadir la compra del 50% que restaba de Gary Medel, algo más de 3 millones de euros. El chileno es, junto a Negredo y Navas, uno de los jugadores del actual Sevilla que tiene mercado, como Rakitic, si hace una buena Eurocopa. Si alguno sale, es posible que la campaña de abonos reciba la ayuda de un fichaje más propicio para el marketing.

El mercado difícilmente dará rienda suelta a las grandes operaciones mientras esté en desarrollo la Eurocopa, de esas que ponen dinero en circulación y provocan la conexión de varias operaciones. El Sevilla bien podría ser protagonista en alguna de ellas, y en ese caso, actuaría con otras miras en cuanto a sus incorporaciones. Ayer mismo, desde Málaga apuntaban la intención del jeque dueño del club, Bin Nasser Al-Thani, de hacer una gran inversión en un delantero centro, después de que, sin Van Nistelrooy, consideren también la posibilidad de la salida del internacional venezolano Salomón Rondón, cuyo agente, Juan Mata, padre del internacional español, tiene importantes ofertas tanto de la Premier League como de Italia que duplicarían la ficha que actualmente cobra en el equipo de la capital de la Costa del Sol, donde Manuel Pellegrini tampoco lo considera intransferible. Después de especularse con una oferta por el madridista Gonzalo Higuaín, ayer apuntaban de nuevo la posibilidad de que, tras la Eurocopa, el Málaga, que la temporada que viene disputará la Liga de Campeones, pida precio al Sevilla por Álvaro Negredo.

Para que una operación así pueda ser vista con buenos ojos en Nervión en ningún caso puede bajar de los 20 millones de euros.

  • 1