Local

Cómo dar tanto en tan poco

Bienvenido este nuevo local que enriquece el buen tapeo de nuestra ciudad

el 28 sep 2012 / 12:19 h.

TAGS:

Daniel Albero y Rafael Roteta ha creado un local funcional y moderno, en el que destaca la barra de placas de piedra y madera.

Pangea, el continente antes de los continentes, cuando todas las tierras del mundo estaban unidas, ¿ánimo de fusión, voluntad integradora?, salsa dulce japonesa, higos pasas andaluces, foie de estirpe francesa, llámenle fusión, yo le llamo tapa sabrosísima. Pangea abrió a primeros de septiembre en la esquina de la calle Lumbreras con la calle Santa Clara, ¿se puede ser más sevillano? Daniel Albero, el dueño, no lo es de nacimiento, pero sí de adopción, maño de Zaragoza, su familia tiene negocios de hostelería principalmente en Baleares, donde él ha trabajado, también lo ha hecho en Londres y en Argentina recientemente. Ahora ha recalado en la zona entre San Vicente y la Alameda, en este coqueto local, junto a él Rafael Montes Castillo en los fogones, un cocinero formado en la Taberna del Alabardero y que tras un bagaje por buenas cocinas como la del chef vasco Ramón Roteta, emprende este proyecto con un buen hacer que nos ha hecho pasar uno de los mejores ratos gastronómicos en una barra sevillana en los últimos tiempos. Un buen alarde de técnica, creatividad y atractivas presentaciones, son la carta de presentación de Pangea, una carta variada con el aliciente de que todos los vinos de copean.

El local es claro, funcional y moderno, destaca la barra de placas de piedra y encimera de madera. De madera clara es también el mobiliario, conjugado con los tonos tierra de la decoración, la nota alegre la ponen curiosamente los lavabos, unos servicios amplios, cuidados y de atractivo diseño, ¡y con toallitas de papel suave! Las paredes del local acogen exposiciones temporales que se renuevan cada mes, la de fotografía actual dejará paso a los lienzos de Susana Romero durante el mes de octubre.

Como decíamos las tapas son grandes, para compartir, nosotros comenzamos con un foie casero estilo oriental sobre Brioche (5,20/10 euros), lo de oriental viene por su maceración en salsas de soja y mirin, ésta es una salsa japonesa dulce realizada a partir de arroz y caña de azúcar, el foie, además, va trufado con higos pasas y rematado con escamas de sal Maldón. Muy suave, dulzón, sabroso, perfectamente acompañado por el brioche, un pan tierno, tostado, con una nota de mantequilla, perfecto, una tapa de foie creativa y diferente a los tan manidos foies al Pedro Ximénez tan comunes por ahí.

Tras tan prometedor comienzo esperamos la segunda tapa con ilusión, una tempura de verduras con salmorejo (3,50/7 euros), rico y entretenido plato, de colorista e imaginativa presentación, el salmorejo, en cuenquito aparte, riquísimo, la tempura, delicada y ligera, ambos conjugando perfectamente los sabores.

El salmón con fideos de arroz frito y mahonesa de wasabi (3,80/7,50 euros) hizo que la velada fuera in crescendo, un jugoso salmón poco hecho bien acompañado por una suave salsa de wasabi que no nos hubiera importado que hubiese sido algo más picante. Terminamos con una cola de toro con crujiente de Parmesano (4,80/9,50 euros), presentada deshuesada con una ligera crema de patatas y salsa de su jugo de carne, no dudamos que más fácil de comer en esta presentación, pero le hace perder esa textura gelatinosa de la carne pegada al hueso, tal como se presenta la cola pierde su personalidad y puede ser confundida con otro tipo de carne.

Acompañamos las tapas con un goloso Cuatro Pasos del Bierzo, con un toque mineral y corto paso por barrica que le mantiene sus notas frutales en primer plano. Echamos de menos algún blanco de mayor enjundia en la carta, quizás un Chardonnay o un Gewürztraminer de Somontano que irían muy bien con muchas de las tapas de la carta, también quizás un albariño para acompañar la espectacular pata de pulpo asado con mojo de tomate (5,20/10 euros) que nos guardamos para la próxima visita, como diría mi amigo Santos, lo bueno se espera, lo malo desespera. Les aseguro que en Pangea merece la pena esperar.

Cada dos miércoles el bar-restaurante Pangea organiza noches gastronómicas temáticas, que lo mismo puede ser de cocina japonesa como una selección de pinchos de cocina vasca.

La ficha

Propietarios: Daniel Albero.Dirección: C/ Lumbreras, 38. Sevilla.
Horario: De 13:30 a 16:00 y 21:00 a 24:00. Cierra domingos noche y lunes.
Teléfono: 697 865 735.
Caña de cerveza: 1,20 euros.
Tinto de verano: 1,50 euros.
Vinos por copas (todos): : de 2 a 3,50 euros
Tapas y tartas: 2,70 - 5,20 euros. Pl

  • 1