Local

Como en el azulejo de San Lorenzo

La Macarena con la toca juanmanuelina de rombos, la Esperanza de Triana con el refregador dorado del retablo del Pópulo y ahora el Gran Poder con la túnica bordada de los cardos. La Madrugá de hoy pasará a la historia por recuperar estampas insólitas inmortalizadas en los azulejos callejeros. Foto: Juanma Rodríguez.

el 15 sep 2009 / 02:01 h.

TAGS:

La Macarena con la toca juanmanuelina de rombos, la Esperanza de Triana con el refregador dorado del retablo del Pópulo y ahora el Gran Poder con la túnica bordada de los cardos. La Madrugá de hoy pasará a la historia por recuperar estampas insólitas inmortalizadas en los azulejos callejeros. En San Lorenzo la decisión ha generado cierto debate.

Ni sus vecinos más mayores lo recordaban así. Fue la gran sorpresa del día. La noticia corrió de boca en boca por toda la ciudad: "El Señor está en el paso con la túnica de los cardos". La Basílica se convirtió ayer en un hervidero de gente, a falta de cofradías en la calle. Nadie quería perdérselo. Numeroso público peregrinó hasta San Lorenzo para comprobar cómo le sentaba el hábito bordado por las hermanas Antúnez en 1881, restaurado el año pasado y que había lucido en el besamanos. El Gran Poder no lo sacaba a la calle desde hacía sesenta años. La imagen generó gran expectación. Nadie quedó indiferente.

Loly Max, antigua vecina del barrio, hizo ayer un alto en sus tareas domésticas para acompañar a sus dos amigas pamplonicas que se hospedan en su casa. "Mira -les explicaba esta cicerone cofrade- no es habitual, pero este año, para sorpresa de todos, va a sacar esta túnica bordada. La verdad, no es mi preferida. Como algo extraordinario de un año, está muy bien". Y es que, en el fondo, Loly no estaba muy convencida: "Venía un poco escéptica. Creo que la rigidez de los bordados le va a restar movimiento a su clásico caminar por la calle. A la moraíta [por la túnica lisa que saca habitualmente] cuando le da el aire de la Madrugá... parece un hombre andando". Impresionadas se quedaron sus dos amigas que no paraban de hacer fotos con sus cámaras: "Está muy bonito así o como sea. Es el Nazareno más humano que hemos visto nunca", repetían casi sin pestañear enfundadas en sus gabardinas grises.

En el costero izquierdo del paso del Señor se encontraba Tere, que intercambiaba impresiones con su marido, que asentía sin pronunciar palabra: "El oro del bordado le resalta aún más la fuerza del rostro. Es impresionante. Deberían ponérselo más veces. Está muy bonito, aunque a mí me gusta de todas maneras". Tiene 55 años y asegura que no recordaba esta imagen del Señor con la túnica de los cardos en la Madrugá. Ni ella ni otras tantas generaciones de hermanos y sevillanos, pues no la lucía desde el año 1948. En aquella ocasión, el Nazareno de Juan de Mesa la vistió excepcionalmente con motivo de la conmemoración del VII centenario de la conquista de Sevilla.

Al final de la mañana apretaba la lluvia en la plaza de San Lorenzo y llegaba la noticia de que la Sed y San Bernardo no harían estación. El ex presidente del Consejo Antonio Ríos se acercaba entonces a la Basílica en su recorrido de visitas a los templos del Miércoles Santo. Allí, felicitó personalmente al hermano mayor, Enrique Esquivias, con un apretón de manos: "Enhorabuena", exclamó.

En el reguero de gente que desfiló desafiando el agua se dejó ver el imaginero Antonio Dubé de Luque. El artista aplaudió la decisión de la actual junta: "Maravilloso. Está como nunca. No lo conocía así", exclamaba Dubé en la delantera del paso. La junta de gobierno quiere así dar respuesta a la demandaba de hermanos y cofrades que lo venía reclamando. Eso sí, reconocen que es "un hecho puntual" para esas generaciones enteras de sevillanos que no lo habían visto como en el azulejo de la parroquia de San Lorenzo.

  • 1