Local

'Cómo entrenar a tu dragón': mascotas muy peligrosas

el 26 mar 2010 / 18:26 h.

TAGS:

Los fanáticos de los dragones, vikingos y la aventura están de enhorabuena. Esta semana llega a las carteleras Cómo entrenar a tu dragón, una épica producción basada en el libro de Cressida Cowell, que se sube al carro del cine en 3D y que hará las delicias de los espectadores más pequeños.


De los creadores de Shrek y Madagascar, este filme reflexiona sobre la desconfianza y los prejuicios hacia los que son diferentes. La película narra la historia de Hipo, un vikingo adolescente, que vive en la isla de Berk, donde pelear con los dragones es una forma de vida. El día de la iniciación ha llegado y es la oportunidad para probar su valentía ante su tribu y su padre, Estoico el Vasto.

Hace 300 años que los vikingos colonizaron la Isla de Berk y, desde entonces, no han dejado de librar batallas constantes y cotidianas contra los dragones. Las terribles bestias que escupen fuego, atacan sus aldeas y saquean su ganado, así que no hay modo de ser un vikingo de Berk y no luchar contra ellos. Es algo que ya llevan en la sangre y a lo que todos aspiran.

Lo que le pasa a Hipo es que, por alguna razón, no parece apto para enfrentarse con los dragones. No es que no quiera, es que el físico no lo ayuda. Y el carácter tampoco. Pero en vez de convertirse en un renegado, prefiere encontrar su propia manera de hacer las cosas, y eso lo arrastrará a la más fabulosa aventura que un vikingo de Berk haya podido soñar.

Más allá de lo divertidos y terribles que son los dragones y de la emoción de las batallas, Cómo entrenar a tu dragón trata centralmente de eso: de cómo encontrar el camino para ser uno mismo. E Hipo lo hace de la manera más radical: haciéndose amigo de su peor enemigo. Una noche, durante un ataque, logrará escabullirse del lugar seguro a donde lo ha confinado su padre y, con un ingenioso dispositivo, derribará a una furia nocturna: el más peligroso y raro de los dragones. Así conocerá al terrible dragón que, luego de un proceso de mutuo acomodo, se convertirá en Chimuelo, su amigo.

Ahora, sin embargo, Hipo empezará a vivir una doble vida: entre la aldea vikinga y los entrenamientos para aprender a matar dragones a los que tiene que asistir, y sus escapadas para volar con Chimuelo, en las que descubrirá la verdadera naturaleza de los dragones. Todo ello, sin embargo, comenzará a alejarlo de los suyos y traerá nuevos conflictos y pruebas por superar. Unas que cambiarán la vida de vikingos y dragones para siempre.

De los directores de Lilo y Stitch, Dreamworks nos trae una de sus mejores producciones en años, cargada de aventura, humor, personajes entrañables y con animación y tecnología 3D elevadas a la categoría de bellas artes. Una película como para salir queriendo tener nuestro propio dragón. n

  • 1