Local

¿Cómo no engordar en Navidad?

Los expertos recomiendan incluir verduras y hortalizas en los menús de las fiestas.

el 19 dic 2010 / 21:48 h.

TAGS:

Los primeros signos de que la Navidad está a la vuelta de la esquina son los anuncios que las televisiones comienzan a emitir ya en octubre en los que bombardean con los regalos para Papá Noel o los Reyes Magos. Y de forma paralela se reciben los primeros correos electrónicos o llamadas de teléfono de amigos para fijar la fecha de la comida o cena de Navidad y que por cuestiones de agenda se fijan para varias semanas antes de la Navidad.

Y es que actualmente los días claves de los atracones ya no se limitan a Nochebuena, Navidad o Nochevieja, ahora este periodo se ha ampliado tanto que prácticamente todo el mes de diciembre y parte de noviembre son un peligro para nuestra línea. Los expertos alertan de que en estas fiestas se pueden ganar entre dos y cuatro kilos de media. Y lo peor es que, según declaró a Europa Press el secretario de la Sociedad Española de endocrinología y Nutrición (SEEN), Miguel Ángel Rubio, estos kilos se cogen en "15 o 20 días", pero se pueden tardar en perder más de dos meses.

El aviso de controlar los excesos no es ninguna broma en España, puesto que el 28% de los niños tiene sobrepeso u obesidad, un porcentaje que se eleva al 51% de la población adulta.

Por ello para evitar coger más kilos de la cuenta en estas fechas los expertos recomiendan que se controle la ingesta de calorías innecesarias.

Más verduras

La presidenta del colegio de Dietistas y Nutricionistas de Navarra (Codinna), Arantza Ruiz de las Heras, entiende que en Navidad se come más por la importancia de las fechas, pero cree que con un poco de control se puede lograr iniciar el año sin los temidos kilos de más. Para ello propone mantener la dieta ordinaria del resto del año los días que no sean claves, es decir, comer fruta, verdura y más pescado que carne, y reservar los excesos sólo para los días festivos, y, por supuesto, que nos pasemos lo menos posible.

Para estas comidas de amigos o familia, Ruiz de las Heras sugiere que las raciones sean más pequeñas y vayan acompañadas por una guarnición de vegetales, "así se come menos carne", pero, al mismo tiempo, uno también se sacia aunque haya ingerido menos calorías.

Esta dietista recomienda que en estos menús especiales se incluyan entrantes menos calóricos y se apueste por pimientos, lechuga, endivias, cogollos o similares, "aperitivos muy sabrosos y muy sanos", remarca.

La presidenta de Codinna también sugiere que en estas comidas se opte más por los pescados que por las carnes, más grasas, aunque señala que si se apuesta por los platos de carne es conveniente que se sirvan al mediodía y se dejen los de pescado para las noches.

Asimismo esta experta comprende que en Navidad se comen más postres y dulces, algo que no se prohíbe, pero explica que se pueden combinar con algo de fruta: "Si hemos preparado un flan, es bueno que el planto se sirva con la mitad de este dulce y el resto se complemente con frutas como pueden ser la piña o la granada".

Ruiz de las Heras insiste en que con un poco de control y apostando más por las ensaladas y por los platos verdes se puede acabar la Navidad con los mismos kilos con los que se empezaron las fiestas.

Eso sí, además de estar vigilantes con lo que se come también recomienda que se opte por huir de las bebidas alcohólicas: "es más recomendable beber agua, zumos naturales o refrescos bajos en calorías. Si no hay contraindicaciones, tomar una copa de vino, y de sidra o champán en los brindis también está permitido, no pasa nada, pero que sólo sea una copa", remarca esta nutricionista.


Más que el peso

Pero el exceso de comidas copiosas no sólo pueden provocar un incremento del peso, también pueden causar dolencias como dolor de estómago, sensación de pesadez, ardores e incluso vómitos, según explicó el director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud, (Anefp), Rafael García Gutiérrez, a Europa Press. Para evitar estos contratiempos aconseja comer despacio y masticar bien los alimentos, aunque insisten en que lo esencial es no comer en exceso, evitar abusar de las carnes y grasas y sustituirlas, en la medida de lo posible, por verduras o alimentos con fibra.

  • 1