viernes, 14 diciembre 2018
05:59
, última actualización
Cultura

Compromiso y genialidad

Lugar: Teatro Central, 30 de enero. Obra: El grito en el cielo. Autor: Eusebio Calong. Dirección: Paco de la Zaranda. Interpretación: Celia Bermejo, Ios une Ouraita, Gaspar Campuzano, Enrique Bustos, Francisco Sánchez. Calificación: Cuatro estrella

el 01 feb 2015 / 13:29 h.

TAGS:

Hablar de La Zaranda es hablar de poesía, de cachivaches evocadores, de olor a alhucema, de guasa gaditana, de viaje espiritual, de impacto emocional y visual. Hablar de La Zaranda es hablar de compromiso y genialidad. En esta ocasión todo eso se pone al servicio de un homenaje póstumo a Juan Sánchez, fundador de la compañía en los años setenta del siglo pasado. Su poesía y su forma de entender el teatro sigue siendo una insignia para La Zaranda, que a lo largo de sus casi cuarenta años de vida ha conformado un estilo propio mediante el uso simbólico de los objetos cotidianos y la carga poética de sus textos, que se nutren de la cultura popular y las tradiciones andaluzas para conformar un discurso trascendental. Esta última obra se conforma como un acto de rebeldía. En un mundo donde lo material está acabando con la dimensión espiritual los seres humanos estamos abocados a terminar nuestros días siendo abandonados en un geriátrico, como meros organismos que esperan un certificado de defunción. Pero los ancianos todavía tienen la capacidad de soñar y aquí deciden recuperar su dignidad y su libertad. Se trata de un alegato tan comprometido como demoledor que recurre a una imagen un tanto manida y tópica que puede herir más de una sensibilidad: el asilo como mortuorio. Tal vez por eso la dramaturgia se completa con una gestualidad impregnada de humor y una banda sonora que combina piezas clásicas de corte solemne con géneros populares, como el bolero. De la misma manera, los diálogos combinan las referencias filosóficas y mitológicas con claras alusiones a la tradición, y la puesta en escena refuerza ese juego con una soberbia iluminación que determina un espacio escénico tan mágico como simbólico e impactante El ritmo es un tanto irregular, aunque tratándose de esta compañía no dudamos que se acabará ajustando.

  • 1