Cultura

"Con esta obra he salvado y roto muchos matrimonios"

La actriz Verónica Forqué abre la temporada del Quintero con la tragicomedia inglesa ‘Shirley Valentine’.

el 27 sep 2011 / 17:21 h.

Verónica Forqué inaugurará el próximo 6 de octubre la temporada del Teatro Quintero con la tragicodemia de Willy Russell Shirley Valentine , adaptada por Nacho Artime y dirigida por el cineasta Manuel Iborra, en la que será su primera incursión en las artes escénicas.

Esta obra de la literatura inglesa, cargada de un fuerte mensaje feminista, se estrenó hace ahora 25 años y actualmente sigue cosechando éxitos allá donde se representa, siendo Londres la última ciudad en la que ha arrasado entre crítica y público.

El peso de este monólogo recae totalmente sobre su actriz protagonista, único personaje de la pieza, un reto que en este caso asume Verónica Forqué .

Shirley Valentine es en apariencia una mujer igual a millones de amas de casa. Vive en un adosado en un típico barrio obrero londinense. Se casó por amor con un marido que resultó ser machista, maniático y egoísta.En el camino de criar a sus hijos y de soportar estoicamente las brusquedades de su esposo se le va escapando el amor y la vida. Sin embargo, tras unas vacaciones casi clandestinas en Grecia, sus puntos de vista sobre la vida, el amor y la convivencia cambian.

"Es una obra muy fuerte que habla de los hombres, las mujeres y sus relaciones", dijo ayer la actriz en la rueda de prensa de presentación de la obra.

"Shirley Valentine arranca en una cocina, donde una mujer está hablando sola con su pared, como acostumbra a hacer. Pero de repente, se da cuenta de que hay gente pendiente de lo que dice. Ella no está acostumbrada a que la escuchen, por lo que cuando percibe que tiene público, se pone a hablar con ellos", relató Forqué.

A su juicio, la protagonista es "una ama de casa alienada", que a sus 50 años lleva una vida monótona. "Cuando una amiga la invita a pasar dos semanas de vacaciones con ella en Grecia, algo en su interior se mueve, pero ella se frena.¿Cómo va a marcharse con una amiga y dejar a su marido solo 15 días? Ahí comienza su desazón.Sus amigas le hacen abrir los ojos a la realidad, y ella empieza a hacerse preguntas. ¿Ya está? ¿Esto es todo? ¿Voy a cumplir 50 años y esto es todo?", narró la actriz, que añadió que en la representación "Shirley también habla mucho de su vida sexual". La actriz se mostró convencida de que esta obra ha influido en muchas parejas en crisis que han acudido a verla a lo largo de su gira y se han sentido reflejadas."Seguro que he salvado muchos matrimonios con esta obra, pero otros muchos habrán roto", dijo entre risas.

Las ruedas de prensa del Quintero suelen tener un formato especial, en el que el director del teatro, Jesús Quintero , hace una particular entrevista al personaje invitado, como si se encontrara en su plató televisivo. Durante esta charla de ayer, planteó varias cuestiones a Verónica Forqué, entre ellas, si prefiere la improvisación sobre el escenario o seguir algún método interpretativo.

"Cuando Stanislavski diseñó su método, al final dijo que había un elemento, que llamó +X, que es incontrolable.Eso es lo que hace que algunos actores conecten mejor que otros con el público", reflexionó la artista.

También se refirió a la situación política y a los políticos. "En este país, los distintos ministerios de Cultura que ha habido, con independencia de su color político, siempre han dejado morir los proyectos, y deberían cuidar más al teatro". Además, lamentó que nunca ve a políticos en los patios de butacas, aunque sí que la llaman cuando organizan algún acto electoral."Los políticos se tienen que enterar de que están para servir a los ciudadanos, no son estrellas de Hollywood", añadió.

Por último, sobre el estado actual de la televisión, prefirió no opinar, limitándose a decir que ella procura hacer lo que le ofrecen y le resulta interesante."Mi padre me enseñó que hay que saber que decir que no, también en el trabajo. Y si puedo permitírmelo, lo hago", concluyó.

La obra estará en cartel los días 6, 7 de octubre, a las 20.30 horas, y el día 8 en doble función, a las 19.00 y 22.00 horas. El precio de las entradas es de 25 euros, aunque los abonados al Quintero disfrutarán de un diez por ciento de descuento.


  • 1