lunes, 17 diciembre 2018
18:35
, última actualización
Deportes

Con estos regalos es imposible

El Sevilla pierde en Vallecas por 2-1, suma su tercera derrota consecutiva en Liga y ve cómo se empieza a poner en duda la validez de Marcelino para este proyecto.

el 08 ene 2012 / 13:04 h.

El Sevilla tampoco pudo con el Rayo y acumula ya tres derrotas consecutivas en Liga, después de caer ante un equipo que llevaba dos meses sin ganar. Lo hizo dejando otra ración de desconcierto a todos. La solidez defensiva que pregona Marcelino no se vio por ningún lado y, para colmo, el equipo se mostró negado ante el gol, aunque todo hay que decirlo: esta vez le faltó suerte en ataque porque el colegiado anuló un gol legal a Fazio con 0-0 y Negredo, en el minuto 86 y con 1-2, estrelló el balón en el larguero.

El Sevilla mereció puntuar, lo que no oculta una realidad: nadie sabe exactamente a qué atenerse cuando lo ve jugar, porque una cosa es la que se predica y otra es la que se demuestra luego. En Vallecas visitaba a un rival en apuros y, por mucho que Marcelino hiciera rotaciones pensando en la Copa, el Sevilla, que tuvo momentos, encajó dos goles incomprensibles que al final terminaron por hacer inviable la gesta de remontar. Con estos regalos es imposible y todas las miradas se dirigen ya a Marcelino, que se juega mucho este miércoles en casa ante el Valencia.

Que Reyes fuese titular con apenas un par de entrenamientos deja clara la urgencia del técnico por encontrar a un futbolista capaz de desequilibrar por el centro. El utrerano dejó muestras de su calidad, creó peligro a ratos y terminó siendo sustituido por unas molestias sin aparente importancia. Manu (sancionado) y Jesús Navas (lesionado) se quedaron en casa y vieron desde lejos la revolución que hizo Marcelino pensando en la eliminatoria de Copa. Una cita que tras la derrota ante el Rayo cobra aún más trascendencia si cabe para él.

El técnico decidió dar descanso a futbolistas como Gary Medel, Trochowski o Cáceres. Escudé volvió a la zaga y Fazio pasó a jugar de mediocentro junto a Rakitic; Perotti se situó en la derecha y Luna en la izquierda. Reyes hizo de enganche y de sus botas nacieron algunas jugadas interesantes. Campaña, de nuevo suplente, lo vio desde el banquillo. ¿No era su día? Rakitic sólo apareció al final. Como todos, el canterano se fue al descanso sin mucho que saborear. Si acaso, la primera media hora, en la que un gol anulado a Fazio por fuera de juego se convirtió en la única tarjeta de visita. Salvo esa acción y un contragolpe de Luna que Reyes no logró aprovechar en el área, el Sevilla no inquietó mucho en la primera parte. Para colmo, un increíble error al unísono entre Javi Varas y Fazio, dejando el balón muerto a Michu tras una falta en el minuto 45, hizo que se fuese al descanso perdiendo (1-0).

El Sevilla había tenido más la pelota que en Mestalla, no jugó tan replegado y en realidad hasta se le vio cómodo a ratos, pero lo cierto es que tampoco fue el equipo que se esperaba ante el Rayo. Aparece, desaparece... No termina de definir su estilo y en Vallecas, un campo de reducidas dimensiones, o tienes las ideas muy claras, o se atraganta todo. Como así sucedió al final.

MÁS DIFÍCIL TODAVÍA. Un nuevo error defensivo puso el partido absolutamente cuesta arriba. Piti envió un balón en largo a Tamudo y éste, aprovechando que nadie le hacía sombra y que Escudé no forzaba el fuera de juego, marcó el 2-0 (minuto 51). El panorama se oscurecía. Sobre todo porque con esta fragilidad defensiva no se va a ningún lado y hasta entonces apenas el Sevilla había creado peligro.

Marcelino reaccionó. Hizo un doble cambio: Kanouté y Medel por Luna y Fazio. Mosqueo del argentino, que rinde mucho más como central, y sorpresa al retirar al canterano cuando había estado mejor que Perotti hasta entonces. El Sevilla apretó las tuercas y recortó distancias. Lo hizo por medio de Escudé, tras un rechace en corto del portero a disparo de Rakitic (m.61).

La ofensiva se hizo total pese a que las continuas indecisiones defensivas complicaban la vida. Negredo tuvo el 2-2 hasta en tres ocasiones, no así suerte y acierto: primero Dani Giménez lo evitó con una gran parada, luego disparó fuera por poco y finalmente vio cómo el larguero repelía un gran remate cuyo rechace no cazó Kanouté. No hubo manera. El Sevilla firma una nueva derrota.

Ficha técnica.

Rayo Vallecano: Dani; Tito, Arribas, Jordi Figueras, Casado; Movilla (Diamanka, m.57), Javi Fuego; Trashorras, Michu, Piti (Rayco, m.69); y Tamudo (Lass, m.55).

Sevilla FC: Javi Varas; Coke, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Fazio (Medel, m.53), Rakitic; Perotti, Reyes (Trochowski, m,76), Luna (Kanouté, m.54); Negredo.

Goles: 1-0, m.45: Michu. 2-0, m. 51: Tamudo. 2-1, m. 61: Escudé.

Árbitro: González González (Comité Castellano-manchego). Amonestó a Casado, Arribas y Diamanka del Rayo, y a Fazio, Escudé, Fernando Navarro y Negredo del Sevilla.

10.146 espectadores en el Estadio de Vallecas.

 

  • 1