domingo, 21 abril 2019
08:00
, última actualización
Deportes

Con la actitud de este Betis, subir a Primera división será un milagro

La afición abroncó al equipo, que jugó una segunda parte espantosa después de adelantarse en la primera por medio de Caffa. El Real Unión de Irún fue mejor que el Betis.

el 11 oct 2009 / 19:11 h.

Rodri se anticipa al irundarra Alcalá

El Real Unión de Irún hizo sonar todas las alarmas al darle un soberano repaso al Betis, que si no se vio plasmado con humillantes guarismos en el marcador fue por los errores garrafales de Gorka Britt, Rubén Durán y Goikoetxea ante las narices del meta Goitia, que fue el mejor de los béticos.

El Cartagena, otro recién ascendido de Segunda B, ya dio el primer aviso serio hace un par de semanas, aunque entonces el mal juego del Betis y sus enormes problemas para llevar el control del juego pasaron desapercibidos para muchos por el lastimoso arbitraje de Pino Zamorano.

Ayer no hubo árbitro malaje alguno -Bernabé García anuló un gol a los guipuzcoanos por claro fuera de juego en la única acción polémica del partido- y, encima, los verdiblancos tuvieron la fortuna de adelantarse en el marcador merced a un gol de carambola de Caffa, en su primer remate a puerta -y casi el último- de todo el partido: un zurdazo que tocó la base del poste de la meta de Jauregui y entró a gol tras tocar en la nuca del meta.

Corría el minuto 42 de partido cuando el Betis cobró ventaja ante un Real Unión que se había mostrado excesivamente timorato, muy defensivo, y que sólo había inquietado a Goitia en lanzamientos lejanos de Quero.

Claro que por parte local la producción ofensiva no fue mucho más allá. Con decir que las principales situaciones de peligro nacían de pies de Odonkor y sus estrambóticos centros, todo está dicho. Sergio García y Pavone parecían desaparecidos en combate y cuando ellos se resfrían, todo el Betis coge una pulmonía. 

LAMENTABLE. De todos modos, lo peor estaba por llegar. Y aconteció en una segunda parte de auténtico bochorno, en la que los béticos estuvieron a merced del Real Unión desde el pitido inicial. Debían creer los jugadores béticos que con el 1-0 el partido estaba resuelto, de otra forma no se entiende la falta de intensidad que le pusieron al juego, lo que permitió a los irundarras venirse arriba y parecer mucho mejores de lo que son.

El tal Abasolo, por ejemplo, parecía la reencarnación de Rummenigge y menos mal que Gorka Britt, Ruben Durán y Goikoetxea fallaron goles cantados, pues de lo contrario estaríamos hablando de una derrota sonrojante de los verdiblancos.

A falta de seis minutos para el final Abasolo hizo el 1-1 y sólo entonces despertaron los béticos de su letargo, lo que tiene aún más delito. ¿Por qué no trataron antes de sentenciar el partido? ¿Por qué se pegaron toda la segunda parte en el limbo? Los cambios de Tapia tampoco arreglaron nada y, visto lo visto, es para ir tentándose la ropa y encomendarse al santoral. Con esta actitud, subir a Primera será un milagro.

1 - REAL BETIS: Goitia; Nelson, Arzu, Carlos García, Fernando Vega; Juande (Sunny, m.68), Iriney; Odonkor, Sergio Garcia (Rodri, m.61), Caffa (Capi, m.77) y Pavone

1 - REAL UNIÓN DE IRÚN: Jáuregui; Descarga, Josu Iglesias, Alcalá, Gurrutxaga; Abasolo, Montoro (Juan, m.70), Quero, Beobide; Salcedo (R.Durán, m.61) y Brit (Goicotxea, m.76).

Goles: 1-0. m.41, Caffa. 1-1: m.83. Abasolo.

Árbitro: Gregorio Bernabé García (c.murciano). Mostró tarjeta amarilla a Caffa (m.21), Nelson (m.53) y Montoro (m.64).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Manuel Ruiz de Lopera ante unos 28.000 espectadores en tarde veraniega. Terreno de juego en buenas condiciones.

  • 1