Deportes

Con la ley del mínimo esfuerzo fue suficiente

El Sevilla se acerca al segundo objetivo de la temporada, al lograr una tan necesaria como poca vistosa victoria ante el colista, un Almería que será de Segunda más pronto que tarde. Las malas noticias fueron las lesiones de Rakitic y Cáceres, que lastrarán al equipo.

el 01 may 2011 / 20:43 h.

Romaric, entre dos rivales.

El gran debe de este Sevilla, el mayor de sus lastres a la hora de alejarse del objetivo de la Champions han sido sus paupérrimos partidos ante equipos de la zona baja de la tabla. Ayer, aunque se consiguió la victoria, la imagen del equipo no mejoró demasiado a la de los últimos fiascos, pero le sirvió para derrotar a un Almería al que se le viene el mundo encima ante cualquier adversidad. En el minuto 52, a Jakobsen se le fue la cabeza e hizo una de esas entradas tan absurdas como merecedoras de tarjeta roja que se han puesto tan de moda. El colista, con diez, con casi los dos pies en la Segunda división y ante unas gradas semivacías -algo menos de 8.500 espectadores- se convirtió en presa fácil para un Sevilla al que se le presupone mayor mordiente que casi todos sus rivales y que fue capaz de decantar el choque a su favor con la ley del mínimo esfuerzo.

El periplo sevillista por el estadio de los Juegos del Mediterráneo durante los cuatro años que ha estado la Unión Deportiva Almería en Primera ha sido positivo. Atendiendo a la historia del fútbol almeriense, plagada de desapariciones y de décadas por las alcantarillas de la Segunda B, la Tercera e incluso la Preferente, la de ayer pudo ser la última visita en mucho tiempo a la capital más levantina de Andalucía. El balance han sido tres victorias y una derrota. La primera visita estuvo marcada, como ayer pero en sentido contrario, por la miedosa cláusula de los cedidos. Entonces, el mundo descubrió a un porterazo llamado Diego Alves que sustituía a Cobeño. Ayer, sin embargo, Jakobsen ocupó el puesto del ‘censurado' Luna y allanó el camino a una de las victorias más sosas de la historia reciente del sevillismo. Entre medio, una victoria con la firma de Adriano y la del angustioso gol de Rodri.

Pese a lo espeso del partido, al equipo hay que reconocerle el mérito de ganar sin sus tres mejores hombres. Navas sigue de baja, Kanouté se quedó en Sevilla y Rakitic apenas duró media hora y podría no volver a jugar este año.

  • 1