Deportes

Con la mente en la final de Copa

El Zaragoza no pasó del empate a cero ante el Getafe, que jugó a medio gas pensando en la final de Copa, en un partido en el que los visitantes evidenciaron todas las carencias que le han llevado a coquetear con la Segunda división.

el 15 sep 2009 / 03:10 h.

El Zaragoza no pasó del empate a cero ante el Getafe, que jugó a medio gas pensando en la final de Copa, en un partido en el que los visitantes evidenciaron todas las carencias que le han llevado a coquetear con la Segunda división.

Ambos contendientes saltaron al terreno de juego con las mismas intenciones. Aburrir al personal pareció ser la consigna dictada por los entrenadores de ambos conjuntos, que en los primeros 45 minutos dieron una lección de cómo no se debe jugar al fútbol. El Getafe tenía excusa. El partido ante el Bayern tocó la moral de sus jugadores y vació físicamente a la plantilla tras una fiesta que se convirtió en calvario tras 120 minutos de encuentro. Por eso, el técnico danés reservó a varios de los titulares que se enfrentaron al conjunto alemán. Sólo De la Red, Gavilán, y Cortés repitieron en el once inicial tres días después de la gran decepción europea.

Sin embargo, pese a jugar a medio gas, el conjunto local fue el dueño de la pelota durante casi todo el duelo. Enfrente, el Zaragoza parecía conformarse con un empate. El descenso no debía estar sobrevolando las cabezas mañas. En el primer tiempo no se vio ningún disparo visitante en la portería defendida por Ustari. Ni siquiera entre los tres palos.

Sí tuvo alguna ocasión el Getafe, que pudo adelantarse en el minuto quince con un disparo desde fuera del área de Rubén De la Red. Antes, la mala suerte volvía a cebarse con los hombres de Laudrup. En el primer minuto del choque Peter Luccin lesionó a Jaime Gavilán y éste tuvo que retirarse del terreno de juego.

El segundo acto comenzó con un susto tremendo para el Zaragoza, que estuvo a punto de recibir el primer tanto del choque. En una jugada de tiralíneas, Braulio dio el pase de la muerte a De la Red, que con la portería vacía mandó la pelota fuera. Tal vez erró por la zona del disparo, exactamente la misma en la que el Pato no atrapó el ya maldito balón ante el Bayern y donde Braulio se resbaló ante los alemanes.

El garrafal fallo del canterano del Real Madrid despertó durante unos minutos a los aragoneses, que dieron la réplica con una ocasión clamorosa de Diego Milito. El argentino mandó un cabezazo al palo cuyo rechace interceptó milagrosamente Óscar Ustari. El acelerón del Zaragoza se vio frenado con la expulsión de Matuzalem por doble tarjeta. Con uno más, el Getafe comenzó el asedio.

Sin embargo, el conjunto madrileño no pudo aprovechar dos claras ocasiones de David Sousa y Juan Ángel Albín. El Zaragoza salió vivo del Coliseum. Nunca un equipo que se jugaba tanto hizo tan poco. Los pupilos de Villanova se encomendarán a la virgen del Pilar para vencer al Recreativo la próxima jornada. Una derrota ante los andaluces dejaría la salvación a seis puntos, con lo que el descenso a Segunda sería mucho más que una amenaza para los maños.

  • 1