Local

Con la música a otra parte

La banda de las Cigarreras tiene que salir de su sede junto a la Torre del Oro ante el anuncio de Juventud del Ayuntamiento de realizar allí un proyecto juvenil del que queda excluida.

el 29 oct 2009 / 14:51 h.

TAGS:

Primero fue la hermandad con su capilla en la fábrica de Altadis y ahora, la asociación musical y cultural. Las Cigarreras parece estar condenada a luchar contra los anuncios de desahucios. La formación de 400 jóvenes músicos podría estar en el aire de llevarse a cabo el anuncio del Área de Juventud del Ayuntamiento de Sevilla, que gestiona IU, de disponer de la actual sede de la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora de la Victoria, más conocida como Las Cigarreras, en los bajos del Paseo Marqués de Contadero, junto a la Torre del Oro, para realizar allí un centro cultural para la juventud en el que no se recoge la actividad de esta formación musical.

 

De consumarse este anuncio de Juventud, la asociación musical y cultural Las Cigarreras vería interrumpido su curso y, por ende, todas las actividades formativas y de ensayos que desde el año 1996 viene realizando en esta sede municipal, propiedad del Área de Juventud. En a penas unos meses (no se ha dado plazo pero sí se ha comunicado a la banda su salida de allí) tendría que cojer los bártulos e instalarse en un nuevo local. Algo que repercutiría sensiblemente en esta asociación musical que dirige Antonio González Ríos, y que se ha convertido en todo un referente musical tanto en Sevilla como en el resto de España.

Desde Juventud se argumenta la falta de espacio físico de esta delegación municipal para el desarrollo de proyectos destinados a jóvenes. Fuentes municipales consultadas por este periódico, han explicado que en los 500 metros cuadrados de la sede de Marqués de Contadero irá un centro cultural para la juventud en el que podrán trabajar colectivos culturales de jóvenes, así como artistas individuales para exposiciones exporádicas. Pese a que las Cigarreras tiene ya allí una escuela de música, la idea de la delegación que dirije José Manuel García (IU) es abrir una Escuela Popular de Música para chavales sin recursos y con problemas.

Algo que desde el año 1996, en parte, ya viene realizando las Cigarreras en este local del que ahora quiere disponer Juventud. Cada tarde 50 jóvenes de entre 9 y 30 años acuden a la escula de música para aprender a leer las partituras en las clases de solfeo. Antonio, de seis años de edad, es uno de ellos. Entre clases teóricas y prácticas se instruyen en instrumentos como las cornetas, las trompetas y los tambores, de la mano de profesores cualificados como Vicente Moreno Albadalejo y Pedro Manuel Pacheco Palomo, entre otros.

El trasiego de chavales con tambores al hombro y cornetas bajo el brazo es continuo en unas dependencias que, asegura Las Cigarreras, han reformado y mantienen en pie gracias a los ingresos del bar, recaudados en el concierto de Santa Cecilia (festividad de la Patrona de la música) que todos los años, en torno al 22 de noviembre, realiza la asociación en las inmediaciones de la Torre del Oro.Gracias ello pueden sufragar los gastos de esta escuela de música, cantera de futuros profesionales.

Pero la actividad no termina ahí. Tres bandas de música se reunen a diario para ensayar. La banda de cornetas y tambores Sagrada Columna y Azotes o Juvenil la integran 90 jóvenes que empuñan sus cornetas a los pies de la Torre del Oro, donde además, si hace buen tiempo, aprenden cada tarde (de lunes a viernes a las 20 horas) la forma de desfilar tras un paso. Estos días están más que ilusionados aprendiendo nuevo repertorio para acompañar al Heraldo Real en la tarde del próximo 4 de enero, así como para acompañar a la carroza del Rey Baltasar en la Cabalgata del Ateneo de Sevilla.

En el interior, en una de las salas de ensayos nos podemos encontrar con la Banda de Música María Santísima de la Victoria. Entre sus 80 integrantes figuran mujeres, así como en la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de la Victoria (127 músicos), que está celebrando su 30 cumpleaños. Lleva a gala el haber contado con la primera mujer corneta en desfilar por Carrera Oficial. Su nombre, Adela Ojeda: "Fue en 1999. Adela venía de la banda juvenil. Para nosotros fue lo mejor de aquel año", recuerda el director de la banda de cornetas y director además de la asociación musical y cultural Las Cigarreras, Antonio González Ríos, quien además apunta que 25 de cada 100 músicos son mujeres.

Paridad en las filas e igualdad integradora para gente procedente de distintos barrios. La labor social que realiza es indiscutible: "Llegan jóvenes de diferentes barrios y con más o menos problemas. Aquí no hay discriminación. Aquí no aprenden nada malo, si no más bien se les saca de la calle para tenerlos ocupados en una actividad, como la música, que termina repercutiendo en Sevilla". Prueba de ello es su participación en certamenes solidarios y en los desfiles procesionales de cada Semana Santa: La Misión, La Borriquita, La Cena, San Gonzalo, Dulce Nombre, Panaderos, Cigarreras, Carretería y Trinidad para la banda de cornetas y tambores; y Espatinas, Borriquita, San Gonzalo -cruz de guía-, Baratillo-cruz de guía-, Cigarreras-cruz de guía-, Sanlúcar la Mayor, Camas, La Misión-cruz de guía- y La Trinidad-cruz de guía- para la Juvenil. Ahora se ven con un futuro incierto y con un curso escolar que acaba de empezar.

  • 1