Con la música a otra parte

Tras las quejas vecinales por el ensayo al aire libre, la agrupación musical Muchacho de Consolación y la banda de cornetas y tambores de la Vera-Cruz de Utrera han encontrado espacios cerrados, cedidos por el Ayuntamiento.

el 23 mar 2014 / 23:12 h.

Los ensayos de las bandas de música de Utrera han encontrado, por fin, un espacio donde poder desarrollarse sin molestar al resto de ciudadanos. Pero para llegar a este logro, han tenido que pasar años de quejas vecinales, de noches a la intemperie y de búsqueda de edificios o espacios a donde mudarse para poder ensayar. musica-provinciaEsta nómada actividad musical se ha establecido en unas naves cedidas para la ocasión por el Ayuntamiento a la agrupación musical Muchachos de Consolación de Utrera y a la banda de cornetas y tambores de la Vera-Cruz de Utrera. Forman parte del proyecto de creación de un espacio sociocultural en la zona conocida como Los Silos, donde ya existen otras instalaciones similares que vienen funcionando con muy buena acogida. Estos nuevos espacios de ensayo son dos locales de 120 y 150 metros cuadrados, que estaban sin uso hasta ahora, situados en la fachada norte de unos antiguos silos. El edificio ha sido adecuado para su nueva función como local de ensayo, para lo que se le ha dotado de instalación eléctrica, sistemas de climatización y contra incendios, aseos, arreglo de los tejados y, fundamentalmente, insonorización, consistente en capas de madera y material aislante que garantizan una buena acústica interior y la no emisión de ruidos al exterior. Estas tareas han sido sufragadas por las propias bandas y han contado con el asesoramiento de técnicos municipales. Además, el Consistorio se ha hecho cargo del alcantarillado de los locales. Al tratarse de muchos componentes que integran cada una de las dos bandas, y debido a las especiales necesidades de acústica que precisan los instrumentos que utilizan, las condiciones para poder ensayar son complicadas. Como en Utrera no existían espacios habilitados para ello, históricamente los han realizado en exteriores situados en diferentes puntos de la localidad. En los últimos años, el crecimiento de la ciudad ha provocado que estas zonas cada vez se encuentren más rodeadas de viviendas, por lo que se hacía casi imposible encontrar un lugar donde no se molestara a los vecinos, algo que ha traído consigo denuncias, quejas y enfrentamientos entre músicos y otros ciudadanos. A todo ello se suman las condiciones en las que tienen que ensayar estas personas durante el invierno, teniendo en cuenta que suele ser entre las 21.30 y las 23.30 horas, sufriendo bajas temperaturas y lluvias en muchas ocasiones. Además, también es destacada la presencia de un importante grupo de niños en ambas bandas. Coincidiendo con uno de los ensayos de estas entidades musicales, ha tenido lugar la inauguración oficial de dichas instalaciones. La edil de Juventud y Fiestas Mayores, Consolación Guerrero, recordó que, gracias a la ejecución de este proyecto, se logra poner fin «a los problemas vecinales que se venían produciendo, y también se han terminado las noches de ensayo al relente». La concejala responsable de esas infraestructuras destacó que «el esfuerzo ha merecido la pena», y elogió el trabajo desempeñado por ambos colectivos para lograr la transformación de esos inmuebles. «Hace un año, cuando iniciamos el procedimiento para materializar este objetivo, parecía imposible que se pudiera conseguir lo que habéis logrado», dijo Guerrero, quien puso en valor que la colaboración entre la administración y los ciudadanos permite conseguir logros como éste, del que afirmó sentirse «muy orgullosa». Por su parte, el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez, recordó las inversiones realizadas por el Ayuntamiento en el complejo de los silos desde el año 2004, logrando poner al servicio de los ciudadanos unas magníficas instalaciones. De igual modo, Jiménez quiso recordar que ambas bandas de música, además de dedicarse precisamente al aspecto musical, también trabajan en torno a un importante componente social. «Gracias a estos colectivos, se consigue que haya gente joven que esté aquí dedicando su tiempo a aprender y a realizar una tarea muy positiva, en lugar de estar en la calle haciendo otro tipo de cosas», sostuvo el primer edil. El delegado de la banda de cornetas y tambores de la Vera-Cruz, José Luis Benavides, se mostró «orgulloso» por el trabajo que se ha podido ejecutar, y quiso agradecer la colaboración prestada por el Consistorio, el esfuerzo de Consolación Guerrero, y el asesoramiento de los técnicos municipales y del área de Obras. Por su parte, el director de la agrupación musical Muchachos de Consolación, Jesús Fernández, destacó el «gran esfuerzo» realizado para adaptar ambos inmuebles a las necesidades de estas formaciones, además de mostrar igualmente su agradecimiento al gobierno de Utrera. También quisieron sumarse a esta cita varios concejales del equipo de gobierno municipal, así como miembros de las dos hermandades a las que pertenecen las bandas, con sus hermanos mayores a la cabeza. Durante la visita a las instalaciones, los asistentes pudieron disfrutar con las dos marchas procesionales que se interpretaron en sendos recintos.

  • 1