Local

Con la venia de la consejera

El edificio puente, la Ciudad de la Justicia, la remodelación de las sedes del Prado? Son los proyectos impulsados y pendientes de la que hasta hace pocos días ha sido la consejera de Justicia. Begoña Álvarez toma el testigo de Evangelina Naranjo bajo la atenta mirada del revolucionado mundo judicial.

el 16 sep 2009 / 01:51 h.

TAGS:

El edificio puente, la Ciudad de la Justicia, la remodelación de las sedes del Prado? Son los proyectos impulsados y pendientes de la que hasta hace pocos días ha sido la consejera de Justicia. Begoña Álvarez toma el testigo de Evangelina Naranjo bajo la atenta mirada del revolucionado mundo judicial.

Aún no había tomado posesión de su cargo y ya se estaban oyendo voces que le anunciaban que le queda un duro trabajo por delante. Begoña Álvarez acaba de desembarcar en una consejería que navega entre aguas revueltas. No son tiempos tranquilos en Justicia. Aún no se ha cumplido ni tres meses de la primera huelga de jueces de España, y quizá lo mejor para controlar a un gremio en plena revolución harto de promesas y promesas es poner al frente a alguien que se maneje entre togas y puñetas: una letrada.

Evangelina Naranjo se marcha y la pregunta es: ¿qué ocurrirá con los proyectos en marcha? El precedente no es tranquilizador. El anterior relevo de consejera supuso un cambio radical en la ubicación de la futura Ciudad de la Justicia. Con María José López el nuevo campus pasó de Los Gordales al Batán, en el Puerto, y con Naranjo del Batán a Los Gordales de nuevo.

El objetivo de la ya ex consejera era colocar la primera piedra antes de que acabe la presente legislatura. El pasado 1 de abril en la inauguración del edificio puente Naranjo recordaba a la prensa que era la prioridad de la consejería, aunque en sus palabras dejaba ya entrever que algo se estaba cociendo en el seno del PSOE al precisar que su cargo "siempre estaba a disposición del presidente de la Junta", con lo que no podía asegurar que fuera ella quien presidiera el inicio de las obras de la Ciudad de la Justicia. Entonces esas palabras sonaban más a excusas que a presagio de lo que quedaba por llegar sólo días después.

El proyecto más inmediato que tendrá que abordar la nueva consejera será precisamente el edificio puente. Una amplia mudanza de órganos judiciales y de reestructuración de sedes que parece poco probable que vaya a variar. A la Buhaira se mudarán los juzgados de lo Penal y los de lo Social, que compartirán edificio con los dos de lo Mercantil que ya están ubicados allí. El compromiso es que el edificio del Prado esté liberado antes de que termine el año.

Para entonces también debería estar en marcha un nuevo proyecto, el último que anunció Evangelina, consistente en un servicio común de control de ejecuciones. Es decir, una fórmula similar a los juzgados especializados en hacer cumplir las sentencias y que vienen reclamando los jueces sevillanos, en especial tras el caso Mari Luz. Verde, muy verde aún, el proyecto cuanta ya con el beneplácito de fiscales y funcionarios, aunque aún hay pendiente una mesa en la que se debatirá la fórmula para desarrollarlo.

El trabajo continuará con la adecuación del Prado para acoger los juzgados de Violencia sobre la Mujer y la vuelta al edificio Viapol de los juzgados de Familia. Menores permanecerá en la Buhaira y el otro edificio judicial de esta avenida se quedará para dependencias sindicales y otros servicios.

Álvarez también se encontrará en la mesa con un proyecto que completa el plan de transición a Los Gordales: la remodelación de la Audiencia Provincial. Tres millones de euros que Naranjo destinó para dotar a este edificio de una nueva planta que aliviará al congestionado inmueble y que permitirá replantear la ubicación interna de los órganos.

Pero quizá, el más complicado de todos será el de que los jueces y funcionarios vuelvan a recuperar la confianza en una consejería en la que no han encontrado respaldo a sus peticiones. Con la venia, quién mejor que una compañera letrada para firmar la paz.

Proyectos pendientes La ciudad de la Justicia. Es el proyecto estrella de la consejería en la ciudad y el más ansiado por todos los profesionales de la Justicia. Después del parón que supuso el cambio de ubicación en la recta final de la anterior legislatura, las esperanzas están puestas en que Álvarez dé impulso a un proyecto que Evangelina Naranjo retornó a su ubicación original: Los Gordales. El compromiso es colocar la primera piedra en esta legislatura.

Servicio de ejecutorias. El último proyecto prometido por la anterior consejera de Justicia es la creación de un servicio común de control de ejecutorias, que se encargaría de hacer cumplir las sentencias. La idea cuenta con el beneplácito de todos los sectores implicados en Justicia, aunque aún hay pendiente una mesa para debatir la forma en que se desarrollará el nuevo servicio, muy demandado por los jueces sevillanos.

Edificio puente. El traslado de los órganos judiciales al nuevo inmueble de la Buhaira comenzó el pasado 1 de abril con los dos juzgados de lo Mercantil. Naranjo se comprometió a llevarse allí a los juzgados de lo Penal antes de que acabe el año. El plan de mudanza está ya cerrado, aunque la nueva consejera podría plantear alguna modificación. El proyecto provisional se completa con la reforma de la Audiencia Provincial.

  • 1