Con las tijeras hasta en la sopa

Los ayuntamientos tiran de imaginación para ahorrar aunque sea unas perras: llegan hasta a apagar farolas de las calles.

el 12 nov 2011 / 19:26 h.

Cuando el dinero no entra por la puerta hay que coger la tijera y recortar de donde se pueda. Con esa máxima impresa las 24 horas del día, los ayuntamientos sevillanos ingenian todas las fórmulas posibles para esquivar una posible bancarrota que les fuerce a adoptar medidas extremas, como la eliminación de servicios públicos vitales para el ciudadano o el despido de trabajadores.

El recorte ya no es cuestión de reducir el sueldo de ediles o dejar a la mínima expresión -o directamente suprimir- las ferias . Todo vale con tal de ahorrar un puñado de euros. Ya lo saben, por ejemplo, en Castilleja de Guzmán. Su alcalde, Carmelo Ceba (PSOE), más allá de la renuncia a su sueldo, tiene una letra pequeña que muestra las verdaderas dificultades del Consistorio: el alumbrado del pueblo se ha reducido y, de hecho, hasta en el Ayuntamiento retiraron en octubre la mitad de los flexos de los edificios municipales para consumir menos luz.

Otro pequeño detalle: el gasto de móviles. El Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor estaba enfrascado en la búsqueda de una compañía de teléfonos que le ofreciera una tarifa más asequible para unas cuentas muy mermadas, algo que ya ha conseguido. Algo similar ha hecho el Ayuntamiento de Montellano , que se ahorra al mes unos 2.500 euros. "Parece que es poco para una administración, pero ayuda bastante", admite el alcalde de este pueblo, Francisco Serrano (IU), que por cambiar de proveedor lo ha hecho hasta en el cambio del tóner que usan las impresoras.

A vueltas con los teléfonos está también el Ayuntamiento de Palomares del Río, que ha reducido los móviles a cuenta del erario municipal de 45 a 12. Pero no es la única medida para uno de los primeros municipios que sucumbió a la crisis: han reducido la movilidad de los vehículos municipales, han congelado las subvenciones, han reducido el servicio de poda -ahora sólo pasan dos veces al mes- y han mermado el material de oficina (bolígrafos, papel...). Su vecino, Mairena del Aljarafe, también se ha apretado el cinturón y ha emprendido un plan con el que esperan ahorrar un 30% más que en ejercicios anteriores. ¿Cuál es el truco? Primero sustituirá, al igual que muchos municipios sevillanos, sus farolas por otras de última generación, lo que supondrá en torno al 40% de ahorro en la factura. También prepara un estudio de las posibles fuentes de energía renovables para mitigar el gasto en calefacción y acondicionamiento de agua de los edificios municipales. Además, pretende sacar a concurso el suministro de electricidad, los servicios telefónicos y los de nuevas tecnologías para lograr rebajar la factura anual.

Adelantado. Otro caso, más previsor aún, es el del Ayuntamiento de Utrera , que aprobó en febrero de 2009 un plan económico-financiero de equilibrio para poder hacer frente a la crisis. En dicho documento recogía la contención de la contratación temporal y la renovación de los préstamos bancarios. También se proponía no cubrir vacantes ni sustituir vacaciones o bajas por enfermedad, ni autorizar servicios extraordinarios si no es con los informes previos que justifiquen su urgencia. Por otra parte, se hacía obligatoria la retención de todo gasto previo a su realización, siempre que éste supere los 600 euros, además de la utilización del negociado de compras para la contratación de suministros de carácter repetitivo.

El Consistorio también contempla estos días la externalización de varios servicios, lo que equivale a 447.024 euros menos de costes. Por ejemplo, en el gasto actual de los servicios de la piscina cubierta, el control de acceso y limpieza asciende a 1.404.371 euros, mientras que privatizándolo el coste de esta prestación se reduce a 957.347.

En esa batería de medidas está la luz. Pero aquí el alumbrado ya no sólo se cambia, sino que se contempla la iluminación con farolas alternas y con menor intensidad a partir de ciertas horas de la noche donde no sea tan necesario. Por último y más anecdótico: hace unos años que no se celebra la tradicional copa de Navidad con la plantilla.. y este año tampoco habrá por mor de la crisis.

Pero si hay un Consistorio en una delicada situación, a tenor de lo aparecido en la prensa, es el de Los Palacios y Villafranca, donde ya se habla de deudas superiores a los 90 millones. Desde que tomó posesión el nuevo alcalde, Juan Manuel Valle (IP-IU), se han tomado medidas contundentes que permitirán, según los cálculos del equipo de Gobierno, ahorrar unos 600.000 euros al año.

Sólo en órganos de Gobierno, entre administrativos, coches oficiales, chóferes, pluses y gratificaciones, la diferencia es de 153.000 euros. A ello hay que sumar otros 72.000 euros anuales en ahorro de combustible, gracias a un control exhaustivo de las matrículas que van a repostar al surtidor. "Antes iba a echar gasolina hasta el gato", señalan fuentes cercanas al regidor palaciego. Mientras, el ahorro en electricidad ha supuesto un montante de 168.000 euros, sólo con pasarse al mercado liberalizado. En ese sentido, contrasta con el Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor, que ahorrará al pasarse a la compañía Sevillana Endesa en torno a un 20%.

Adiós a Correos. Por otra parte, señalan que se ha conseguido que sea Aguas del Huesna quien pague 21.600 euros al año por el consumo eléctrico necesario para activar las estaciones de bombeo que suministran agua al pueblo.

Y la última medida de las que se conocen hasta la fecha: no se usa el servicio de Correos para el reparto de invitaciones a actos de todo tipo. De eso se encargan los notificadores municipales.

A pesar de todo ello, muchas de las haciendas locales apenas cuentan con fondos suficientes para hacer frente a los innumerables gastos de Hacienda, Seguridad Social, proveedores y nóminas de la plantilla. La mayoría de alcaldes, que antaño tenían las alforjas cargadas de proyectos para sus convecinos, ahora sólo tienen en el interior una tijera, que se ven obligados a usar hasta en la sopa. "Con terminar los proyectos ya iniciados es más que suficiente", admitió el alcalde de Estepa, Miguel Fernández (PA), el pasado verano. Todo es sólo aguantar el tirón... hasta que la economía diga basta.

 

  • 1