Economía

Con nombre de mujer

La Cámara de Comercio de Sevilla reconoce la trayectoria empresarial de Arancha Manzanares y la iniciativa emprendedora de las tres jóvenes ideólogas de la agencia Agudiza el ingenio.

el 05 mar 2014 / 22:14 h.

TAGS:

15556144 La mujer es la que se pone los límites a sí misma, están en su cabeza, porque ella puede ser lo que quiera ser: directiva o empresaria, aunque ello implica la renuncia a una serie de cosas y también sacrificios». Es la tesis que defiende Arancha Manzanares, vicepresidenta de Ayesa, que considera que para que una mujer no se ponga fronteras es imprescindible contar con alguien al lado «que asuma la igualdad al 50 por ciento en las tareas domésticas» porque, de lo contrario, «la mujer asume un doble trabajo». Ella, que tiene cuatro hijos, dedicó así una mención especial a su marido y a sus padres. A toda su familia se refirió para agradecer el reconocimiento a su trayectoria empresarial, que resultó distinguida en la octava edición de los premios a la mujer empresaria que concede la Cámara de Comercio de Sevilla, y que entregó su presidente, Francisco Herrero. La entidad cameral reconoció además el proyecto de tres emprendedoras sevillanas: Anabel Franco, Leticia Moreno y Ana Rodríguez, que en 2010 crearon la agencia de comunicación Agudiza el ingenio, que además ha lanzado una línea de moda y complementos. «Trabajo, implicación y compromiso» fueron los valores que destacaron para poner en marcha un negocio, y animaron a otras emprendedoras a dar el paso, aprovechando que hay muchas herramientas de asesoramiento y apoyo, y no se sentirán solas. Ése fue su caso. A través del Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres, que ha cumplido ya trece años, se han asesorado 7.400 mujeres, que han materializado 1.941 proyectos empresariales, con una ratio del 26 por ciento. Solo en 2013, 590 se acercaron a preguntar, lo que dio 215 frutos en forma de nuevas empresas, explicó Luis Cordero, responsable de Consultoría y Emprendedores. Los perfiles responden a mujeres de entre 25 y 45 años, que en un 62 por ciento de los casos tienen estudios universitarios, y se decantan por negocios del sector comercial como ropa, complementos, alimentación;actividades profesionales; y empresas de servicios estéticos y de salud, principalmente. AUTOEMPLEO. También presente en el acto la Asociación de Mujeres Empresarias, con su vicepresidenta Salud Reguera al frente, quien defendió la necesidad de visibilizar la lucha de este colectivo. No obstante, lanzó otra reflexión en momentos en que el autoempleo se ha convertido en el único salvavidas para muchas mujeres. Hay que evitar, dijo, que «se lancen de cualquier manera y con cualquier recurso, porque eso a la larga no prospera; en montar una empresa se tarda 24 horas, pero lo fundamental es mantenerse». Así, Reguera, que criticó los retrasos en los pagos de las administraciones y su impacto sobre organizaciones como la suya, aconsejó a las futuras emprendedoras definir bien el objeto del negocio y el mercado al que se dirigen para evitar el fracaso, y precisó que la mayor parte de las consultas, además de las típicas dudas a la hora de poner en marcha un negocio, se centran en la diversificación, la apertura de nuevos mercados, y nuevas herramientas como networking, coaching o marketing social. En su caso, 2013 se saldó con 78 consultas y 17 frutos empresariales. Consecuencia de la crisis, menos mujeres inmigrantes se decidieron a emprender aunque también aumentó la edad de algunas emprendedoras que optaron así por autoincluirse en el mercado laboral.

  • 1