martes, 11 diciembre 2018
23:41
, última actualización
Economía

"Con nuestro proyecto, no se repetirá el desastre en Aznalcóllar"

Entrevista a David Gower, director de Forbes & Manhattan. Un banco de inversión canadiense presente en Emerita, una de las dos ofertas que participan en el concurso para reabrir la mina de Aznalcóllar.

el 22 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

El director de Forbes & Manhattan, David Gower, en la Plaza Nueva, donde Emerita tiene sus oficinas. / Carlos Hernández El director de Forbes & Manhattan, David Gower, en la Plaza Nueva, donde Emerita tiene sus oficinas. / Carlos Hernández Viene varias veces al año a Sevilla porque le gusta seguir de primera mano los proyectos en los que participa y que están repartidos por medio mundo. Aprovechando su estancia en Sevilla, el director de Forbes & Manhattan, David Gower, explica las claves de la presencia como socio mayoritario de este banco de inversión canadiense en Emerita, una de las dos ofertas que participan en el concurso internacional abierto por la Junta de Andalucía para reabrir la mina de Aznalcóllar. Si usted tuviera enfrente al equipo técnico que debe decidir qué oferta es mejor para la reapertura de Aznalcóllar ¿Qué argumentos utilizaría para convencerles? El primero es que tenemos la experiencia para hacer este proyecto. En el caso de mi experiencia personal, llevo más de veinte años gestionando y desarrollando este tipo de proyectos geológicos en Canadá y en otros lugares. Además, contamos con un equipo de más de 50 geólogos e ingenieros con amplia experiencia en la explotación minera. ¿Cuál destacaría como la mayor contribución que supone la presencia de Forbes & Manhattan en Emerita Resources? La principal, y la que diferencia a Forbes & Manhattan de otros bancos de inversión, es el profundo conocimiento técnico que podemos aportar, además del equipo de profesionales que tenemos por todo el mundo. Ése es el núcleo de nuestro éxito. Identificamos proyectos que consideramos viables y aportamos la gestión y el equipo técnico, apoyado con equipos locales, además de las capacidades financieras. Y todo ello dando mucha importancia a la conservación del medio ambiente y de la comunidad donde se desarrolla el proyecto. Para quien no haya oído hablar antes de Forbes & Manhattan, ¿quiénes son? Forbes & Manhattan es un banco privado de inversiones, con sede en Toronto (Canadá), que tiene muchas empresas y que se centra en desarrollar proyectos de recursos naturales por todo el mundo. Y, dentro de ello, la minería es la actividad más importante, aunque también cuenta con proyectos relacionados con el petróleo y el gas, la agricultura y los servicios financieros. La gran diferencia de Forbes & Manhattan es que no se limita a ser un inversor pasivo y a conseguir la financiación, sino que aporta la gestión y el conocimiento para esos proyectos. Es su modelo único de desarrollo, que ya ha sido probado en numerosos proyectos anteriores, y que convierte a estos proyectos en más valiosos. ¿Qué objetivos se marcan en la apertura de esta mina? El principal objetivo de la participación de Forbes & Manhattan en Emerita Resources es recuperar la explotación de la mina y desarrollarla de una forma completamente diferente a como se hizo en el pasado. Hoy día contamos con una tecnología líder y con las mejores prácticas y los mejores medios que existen en la minería. Proyectamos una explotación, no a cielo abierto como se hizo antes, sino una explotación subterránea. Esto es importante porque permite reducir muchísimo el riesgo y evita que pueda repetirse un desastre como el que ocurrió con el vertido de los lodos en 1998. Es cierto que entraña una mayor dificultad a nivel de ingeniería porque hay que hacer toda la infraestructura de la mina bajo tierra pero somos muy conscientes de la historia y los aspectos más importantes de nuestra oferta irán en la dirección de proteger el entorno. ¿Por qué les resulta atractivo este proyecto? Consideramos que se trata de un proyecto, en los términos en los que lo conocemos, que es viable, aunque sabemos que probablemente necesitará mucho trabajo para su desarrollo. Pero creemos que podemos aportar un gran valor a este proyecto con nuestras capacidades técnicas y financieras. Por la experiencia en proyectos anteriores, ¿cuáles son los beneficios sociales que se generan en el entorno cuando se implantan? Con este tipo de proyectos, creo que la principal contribución social que se puede hacer es crear empleo, crear muchos puestos de trabajo, muchos de ellos de alta cualificación como geólogos e ingenieros. Pero también necesitaremos otros perfiles profesionales como asesores legales, médicos, enfermeros... que afectarán a toda la comunidad. No se trata solo de conductores de camión, sino que se requerirán muchos perfiles diferentes de profesionales. Además, invertimos en formación para adaptar las habilidades y capacidades. En otros lugares, invertimos en universidades, institutos, centros de formación locales... Como vamos a estar un largo periodo de tiempo, eso nos permite llegar a ser parte de la comunidad. Queremos formar parte de ellos y que ellos participen activamente con nosotros. ¿De qué manera? Nuestro modelo es siempre que haya un impacto positivo sobre los negocios locales y de la actividad económica tanto de forma directa como indirecta. Y todo lo dicho anteriormente es fácil porque existe un alto nivel educativo y de cualificación en la comunidad autónoma. También me gustaría añadir que Stan Bhart, propietario de Forbes & Manhattan, y la Fundación de su familia son muy activos desde un punto de vista social en los lugares donde trabaja. Un ejemplo es la donación particular que hizo de 10 millones de dólares para la Escuela de Ingeniería en Canadá. Otro ejemplo es que la Fundación apoya proyectos de construcción sostenible, y ha apoyado la construcción de viviendas para personas pobres en Brasil y también en China. En definitiva, trabajamos duro para formar parte de la comunidad. Nos gusta implicarnos mucho en el entorno social de la comunidad, nos gusta ser muy transparentes además sobre nuestras operaciones. Tras el desastre medioambiental de la rotura de la balsa de lodos, existe el temor a que la historia pudiera volver a repetirse... Somos muy conscientes de la responsabilidad medioambiental. Estamos dedicando muchos esfuerzos a este aspecto del proyecto porque lo consideramos el más relevante. Para ello contamos con el asesoramiento de los mejores consultores medioambientales. Nos estamos centrando en establecer un sistema de explotación que tenga un mínimo impacto y para ello lo haremos de forma subterránea. Con esta fórmula, que aporta más estabilidad, se producen muchos menos residuos y la forma en la que se depositan estos residuos, inyectándolos de forma subterránea de donde se extrae el mineral, permite que no haya posibilidad de que puedan escaparse, por lo que no puede ocurrir el mismo desastre de 1998. La mina subterránea proporciona muchas más ventajas medioambientales frente al sistema de explotación tradicional de corta a cielo abierto.

  • 1