domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización

Aumentará hasta los 14 años el seguimiento sanitario a los niños

A partir del 2015, la franja de edad para el seguimiento periódico de los menores en los centros de salud, se prolongará hasta la adolescencia.

el 30 sep 2014 / 13:42 h.

osakidetza El sistema sanitario público andaluz aumentará, a partir del 2015, la franja de edad para el seguimiento periódico de los menores en los centros de salud, que se prolongará hasta la adolescencia e incluirá aspectos preventivos en áreas como las adicciones y la sexualidad. La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha presentado hoy un informe ante el Consejo de Gobierno sobre el nuevo programa de salud infantil y adolescente, que ampliará la etapa de seguimiento de los menores -a través de revisiones periódicas- de los 4 años actuales a los 14, lo que podría beneficiar -de forma paulatina- a 1,1 millones de andaluces. En conferencia de prensa, la consejera ha explicado que el objetivo es prevenir en una franja de edad "fundamental", como es la pubertad y adolescencia, en el ámbito de la salud, no solo física, sino también psicológica y sexual. "La Junta no sólo mantiene la cartera de servicios que tenía, sino que la vamos a incrementar", ha resaltado la consejera, que ha subrayado la importancia de la prevención para "afrontar las desigualdades y combatir problemas de salud antes de que aparezcan". Estas revisiones médicas, que cada año pasan alrededor de 80.000 niños en Andalucía, tienen como fin el control del crecimiento y el desarrollo evolutivo y la prevención de los problemas de salud. El primer control se realiza a los progenitores a través de los grupos de educación maternal, antes del nacimiento y, posteriormente, se establecen visitas en la primera semana de vida del niño; entre los 15 días y el mes; a los dos, cuatro, seis, 12 y 15 meses; a los dos años, y entre los tres y los cuatro años. Con la ampliación del programa, se incorporan revisiones a los seis; entre los nueve y los 11, y entre los 12 y 14 años. Así, en las nuevas consultas a partir de los cuatro años, los profesionales sanitarios realizarán controles para determinar si los menores sufren problemas de visión (ambliopía, estrabismo o trastornos de refracción), anomalías en el desarrollo psicomotor y afectivo; déficit de yodo o problemas de salud bucodental. Los sanitarios registrarán además el consumo de tabaco en la familia para facilitar actuaciones de deshabituación y ofrecerán consejos sobre uso responsable de medicamentos, higiene y prevención de accidentes, beneficios del deporte y prevención de la exposición solar y de la obesidad. En los mayores de 12 años, el programa se centrará en los riesgos del consumo de tóxicos y alcohol; las relaciones sociales y los riesgos de acoso, al tiempo que se facilitará información sobre sexualidad y se analizará el crecimiento físico y el desarrollo. Asimismo, se establecen seguimientos específicos a los niños con discapacidad o síndrome de Down, a los procedentes de otros países y a aquellos que presentan algunas enfermedades prevalentes (como fibrosis quística o celiaquía), así como a bebés prematuros. La Junta también distribuirá guías temáticas sobre cómo actuar en las distintas etapas de la infancia y la adolescencia, abordar situaciones de conflictividad como un proceso de separación y divorcio, o cuestiones relacionadas con la autonomía infantil y la llegada a la adolescencia.

  • 1