"Con sus críticas, los carmonenses me permiten corregir mis errores"

ENTREVISTA. El alcalde de Carmona, Juan Ávila, hace un balance de sus tres años de gobierno, el primero bajo las siglas del PP, en la capital de Los Alcores y se muestra con fuerza para «seguir sirviendo a los ciudadanos»

el 04 ago 2014 / 10:31 h.

 Juan Ávila, alcalde de Carmona, en la Casa-Palacio de Los Briones, sede de la Universidad Pablo de Olavide en la ciudad. Foto: E. G. Juan Ávila, alcalde de Carmona, en la Casa-Palacio de Los Briones, sede de la Universidad Pablo de Olavide en la ciudad. Foto: E. G. Juan Manuel Ávila (9 de junio de 1960) es el primer alcalde nacido en Carmona que la ciudad ha tenido en muchos años. Creció en el popular barrio de La Guita, y el deporte ocupó muchos años de su adolescencia y juventud, siendo portero de la AD Carmona. Empresario de profesión, Ávila es, también, el primer regidor en gobernar bajo unas siglas desconocidas anteriormente, las del Partido Popular, en la capital de Los Alcores. Cumple tres años en el cargo y afronta su último año de mandato antes de los comicios municipales que probablemente se celebren en mayo de 2015. Su objetivo para los mismos: renovar la confianza de los ciudadanos. Ahora, se han cumplido tres años desde aquel pleno orgánico del mes de junio de 2011 que proclamó alcalde al entrevistado. Fueron días de incertidumbre que dieron paso al primer regidor popular en la historia democrática de Carmona, pero a día de hoy Juan Ávila sigue con ganas de «servir al carmonense». Son tres años de un mandato complicado. ¿Cuál es el balance? Gobernando en minoría, con una oposición absolutamente destructiva que ni siquiera ha aprobado un solo presupuesto, en el peor momento económico de la democracia y habiendo cumplido ya el 90 por ciento de nuestro programa, considero el balance muy positivo. ¿Cómo se encontró el Consistorio al llegar y en qué estado se encuentra ahora? Nos encontramos la mayor deuda de este Ayuntamiento, con más de 18 millones de euros y con un déficit presupuestario que superaba los 8 millones. La ciudad soportaba más de 5.000 parados generados por los gobiernos anteriores, cuya tendencia era aumentar cada mes; los contratos de trabajo bajaron un 23%, el PGOU estaba olvidado en un cajón, varias subvenciones perdidas de más de un millón de euros que hemos tenido que devolver con intereses; más de 3.000 facturas sin pagar por un valor de 6 millones y con una media de pago a proveedores de más de dos años; edificios municipales sin legalizar aun recepcionados; obras realizadas sin pagar, como la del Albollón sin iniciar. A día de hoy, hemos reducido la deuda en torno al 15 por ciento, el déficit ha pasado de ser negativo a generar superávit en los dos últimos años, 400.000 euros en 2013. El paro lleva siete meses consecutivos bajando. Los contratos han aumentado un 28 por ciento. El número de empresas y negocios creció un 41 por ciento en 2013. El turismo una media del 20 por ciento. Hemos pagado 6 millones a proveedores y la media de pago se encuentra en torno a los 65 días. Hemos aprobado el PGOU, creado planes de empleo con recursos propios, aumentado la plantilla de Policía, mejorado las infraestructuras, triplicando las ayudas sociales, ejecutado la obra del Albollón, iniciado las del tanatorio o la del polideportivo. Y esperamos que la Junta apruebe los informes que faltan para empezar el centro comercial. ¿Cree que el carmonense es crítico por naturaleza? En la diferencia de construir o destruir con la crítica residen los valores de las personas. Cuando escucho las críticas de los carmonenses me están ofreciendo la oportunidad de corregir mis errores. Muchos vecinos se quejan se prometer y no ejecutar... El programa electoral es el compromiso del político con los ciudadanos. Y nosotros vamos por el 90 por ciento ejecutado. ¿Cuáles serán las líneas a seguir en los próximos meses? Las mismas de siempre. Trabajar duro cada día con humildad teniendo claro que estamos en política para servir a los ciudadanos, ser transparentes, justos y honestos en nuestra gestión y seguir desarrollando nuestro programa electoral. ¿Qué opina de las formaciones emergentes como Podemos? Siempre ha sido muy fácil «vender» políticas imposibles de llevar a cabo, sobre todo en época de crisis. Pero el tiempo, irremediablemente, pone a cada uno en su sitio. ¿Necesita el PP a un partido fuerte como el PSOE? Cuando se gobierna siempre es importante contar con un partido fuerte en la oposición con mentalidad de estado y capaz de construir y anteponer el interés general al partidista. El PSOE pasa por momentos difíciles, fruto de sus errores, lo que ha propiciado la subida de partidos radicales de izquierda y la aparición de otros nuevos. ¿Cómo ve las elecciones municipales de 2015? Las veo de forma diferente que las de 2011. Renovar la confianza de los carmonenses será el mayor reto al que me he enfrentado nunca. Pero le confieso que soy optimista. Los carmonenses saben cómo los anteriores gobiernos nos dejaron el Ayuntamiento, lo mal que lo hemos pasado y, sobre todo, que estamos en el buen camino. ¿Confiará Carmona de nuevo en usted? Como alcalde estoy dando todo lo que llevo dentro. Tengo la conciencia tranquila de haber actuado siempre con justicia y responsabilidad. He dedicado todo mi tiempo y esfuerzo a resolver los problemas de los ciudadanos y a mejorar Carmona. He gestionado el dinero público con absoluto celo y transparencia y llevado a cabo proyectos esperados hace muchos años. Y como he dicho, he cumplido con la mayor parte de mis compromisos. Los ciudadanos, como siempre y como debe ser, tendrán la última palabra.

  • 1