jueves, 13 diciembre 2018
02:51
, última actualización
Local

Con un coste de unos 3.000 euros, la patente otorga un "control total" del invento

el 07 ene 2012 / 20:28 h.

TAGS:

Tal y como explican las OTRI (Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación) de las universidad hispalenses, patentar una investigación, proceso o producto novedoso "es algo fundamental". Y lo es no sólo para que no "nos roben la idea", sino también de cara a la concesión de licencias. Es decir, para poder decidir quién podrá utilizar dicha invención y/o a qué precio en el futuro, mientres dure la concesión.

Para poder registrar una patente, el primer paso será disponer de una invención o investigación novedosa, no realizada hasta el momento. Si tenemos entre manos algo así, desde las OTRI se recomienda "muchísima discreción" en relación con la misma. Una vez tengamos el producto o procedimiento en cuestión finalizado, será la hora de solicitar la patente, cosa que podrá hacerse tanto a nivel nacional como internacionalmente.

La solicitud de una patente puede hacerse en la Oficina Española de Patentes y Marcas. Además de proteger el invento en nuestro país, podrá hacerse lo propio en los 125 países que han firmado el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT). Eso sí, esta solicitud internacional ha de hacerse país por país, donde se aplicará según sus propia legislación.

En cualquier caso, el coste para la solicitud de una patente internacional está en torno a los 3.000 euros, y a partir del segundo año se han de abonar tasas de mantenimiento, entre los 20 y los 600 euros.

  • 1