Local

'Conciliamus igitur'

La conciliación familiar ya no es sólo una cuestión de casar el trabajo con el cuidado de los niños. La atención a los mayores ha entrado en escena. La Universidad de Sevilla ha detectado esta demanda entre sus 70.000 miembros y creará ayudas para facilitarles la vida.

el 15 sep 2009 / 06:47 h.

TAGS:

La conciliación familiar ya no es sólo una cuestión de casar el trabajo con el cuidado de los niños. La atención a los mayores ha entrado en escena. La Universidad de Sevilla ha detectado esta demanda entre sus 70.000 miembros y creará ayudas para facilitarles la vida.

El plan en cuestión se llama Respiro familiar y lo ha diseñado el Servicio de Atención a la Comunidad Universitaria (SACU). Lo primero que se materializará del mismo son las becas de 3.000 euros para que estudiantes ayuden a familias con alguno de sus miembros trabajadores de la Universidad y que tengan a su cargo a una persona con discapacidad, ya sea ésta psíquica o física.

Los alumnos serán seleccionados por una comisión de becas que tendrá en cuenta a la hora de la adjudicación la carrera de la que vienen (se dará preferencia a enfermeros, médicos y psicólogos, por ejemplo). También puntuará el tener experiencia en voluntariado o haber hecho prácticas en atención a mayores. En cualquier caso, "si no hay empatía con la familia a la que haya sido asignado, se le asignará otra", explica la directora del SACU, Rosa Muñoz.

El servicio que prestará el universitario no será superior a tres horas al día y sólo tres días a la semana. "No se les puede restar tiempo para lo que verdaderamente tienen que hacer, que es estudiar", aclara Muñoz. Podría trabajar un día del fin de semana y algún festivo, pero siempre "previo informe de la trabajadora social del SACU", apunta.

Además, el estudiante nunca estará en la casa solo atendiendo al anciano -en el caso de que lo lleve al médico o a dar un paseo sí podrá hacerlo sin ayuda-, ni tampoco realizará labores de limpieza ni de aseo personal del dependiente. Los gastos del transporte, la manutención y el seguro quedan fuera de la beca y de ellos se hace cargo la Universidad.

En el caso de que las familias que soliciten este servicio perciban otras ayudas públicas, la comisión de becas estudiará la petición para ver si le da el visto bueno o no. Tendrán prioridad aquellas familias con unos ingresos más bajos.

Comida a domicilio. ¿Qué familia no se estresa por tener todos los días la comida lista? Pues más aún cuando además tiene que hacérsela a un familiar mayor que vive solo. Para ellos también hay una solución en el plan de Respiro familiar. "Estamos seleccionando un servicio de catering que un día sí, un día no lleve la comida hecha a aquellos miembros de la comunidad universitaria que reclamen este servicio", explica Rosa Muñoz.

En este caso, el coste corre a cargo del usuario. Los menús estarán adecuados a las necesidades de los mayores (si sufren hipertensión, si son diabéticos...) y serán variados.

Los beneficiarios del programa Respiro familiar del Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria serán tanto familiares mayores de personal de la Universidad como trabajadores de la institución ya jubilados. En el próximo mes de septiembre entrarán en funcionamiento las primeras medidas de este programa social con el que la Universidad de Sevilla "atiende las demandas de conciliación familiar que hemos detectado en los miembros de la comunidad universitaria", puntualiza Rosa Muñoz.

  • 1