Local

Concluye sin acuerdo la cumbre de Medio Ambiente

"Estamos en el umbral de un gran cambio a escala mundial", ha dicho la secretaria de Cambio Climático, Teresa Ribera Rodríguez.

el 16 ene 2010 / 13:17 h.

TAGS:

El consejo informal de ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE), que se celebró ayer en Sevilla, finalizó sin un acuerdo concreto sobre la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.

La secretaria de estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, que presidió el encuentro al no poder estar presente la ministra de Medio Ambiente Rural y Marino, Elena Espinosa, por la muerte de un familiar, explicó que Europa trabaja con la cifras de entre el 20% y el 30% de reducción de emisiones para 2020, pero este segundo porcentaje sólo se podrá acordar en base a los datos de “comparabilidad” con respecto a los esfuerzos que hagan terceros países. Sin embargo, no desveló en qué datos se basarán, porque, según admitió, todavía falta información, aunque señaló que este estudio se tendrá que realizar con celeridad porque deberá estar para el próximo miércoles, día en el que se celebra el Consejo de Representantes Permanentes de Bruselas (Coreper), el que finalmente, según se decidió en el encuentro de ayer, tendrá que decidir el compromiso que adquirirá Europa sobre la reducción de las emisiones.

Y es que la Unión Europea tiene de plazo hasta el 31 de enero para presentar su propuesta a Naciones Unidas, por lo que la secretaria de estado de Cambio Climático mostró su deseo de que el documento esté consensuado con urgencia.
Por el momento, y según se desprendió de la palabras de Ribera, sólo hay consenso en la reducción de emisiones en un 20%, tal y como se planteó en Copenhague, porque, según la agencia Efe, hay países como Polonia e Italia que no están de acuerdo en rebajar las emisiones un 30%. Por el contrario, hay otros como España, Francia y Reino Unido que sí defienden este porcentaje.

A pesar de esta falta de concreción, Ribera dijo estar satisfecha porque, en su opinión, el encuentro ha sido útil e interesante, “donde se han intercambiado impresiones para afianzar el liderazgo de la Unión para luchar contra el cambio climático”.
Asimismo, señaló que Europa está de acuerdo en potenciar una economía que no utilice el carbono, es decir, apuesta, según la secretaria de Estado, por impulsar economías más limpias, reforzando el trabajo con sindicatos, industria, y organizaciones no gubernamentales.

Por su parte, en el encuentro con la prensa, el ministro de Medio Ambiente belga –país que asumirá la presidencia europea tras España–, Paul Magnette, manifestó que Europa tiene que sacar partido de sus redes y contactos internacionales y organizar una diplomacia a gran escala para llevar a la cumbre de México de noviembre un documento que sea un éxito.

Mientras que el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, señaló que hay que seguir trabajando, para que Europa “logre una buena posición para negociar y así coordinar mejor los acuerdos medioambientales”. En este sentido, comentó que tras Copenhague, donde no se lograron unos acuerdos vinculantes, la UE debe lograr que en México se alcance un pacto “global, ambicioso y vinculante”, porque admitió que tras la cumbre danesa “se ha instalado la decepción”.

Y para que México sea un éxito, según dijo el presidente de la Comisión de Energía del Parlamento Europeo, Jo Leinden, Europa debe recuperar “su liderazgo, su credibilidad” y devolver la confianza a los países, tras el fiasco de Copenhague.
Agentes sociales. Por la mañana, hubo un encuentro con representantes de la industria, sindicatos y organizaciones no gubernamentales que reclamaron “más acción para impulsar una economía verde, más sostenible, y que sea una realidad cuanto antes”, expuso Ribera. En opinión de la secretaria de estado, es positivo que todos ellos, incluida la industria y los trabajadores, entiendan que hay un cambio por delante que afecta al modelo productivo, “pero que no debe verse como una amenaza, sino como una oportunidad, siendo conscientes de que todavía quedan grandes retos”.

La secretaria de estado de Cambio Climático remarcó que ha habido “una gran coincidencia por parte de todos de que no es sólo estrategia de negociación, que es también estrategia de desarrollo propio, es mayor coherencia de las estrategias sectoriales, es saber hacia dónde quiere avanzar Europa y es buscar alianzas externas para este avance en Europa”.

En este encuentro, según Ribera, también se hizo referencia a la magnífica oportunidad que tienen los responsables de medio ambiente europeos, porque es un tema que está en el corazón de todos “y si los ministros de finanzas son responsables de los recursos financieros, nosotros debemos ser responsables de la tutela de los recursos ambientales y de su puesta en valor”. Por ello, manifestó que en el horizonte de los próximos años, en esa discusión de cómo mejorar la gobernanza ambiental internacional y de preparar lo que será la Cumbre de Río, “tenemos una magnífica oportunidad y responsabilidad a la hora de saber fortalecer ese mensaje y ponerlo en valor frente a otras tentaciones”.

Sevilla en 20 minutos

Salvar el planeta debe de ser agotador. Intentarlo, seguro que también. Así que, después de una jornada en la que los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea no consiguieron lograr en Sevilla un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 de una manera coordinada, los titulares de las carteras verdes (y algún que otro suplente, como en el caso de España, por razones de fuerza mayor) se merecían un momento de asueto, aprovechando las bondades de la ciudad que ha acogido durante varios días la mini-cumbre.

Y, evidentemente, no había mejor sitio para concluir el día de trabajo que a los pies de la Giralda. Los ministros y ministras de la Unión recorrieron durante menos de media hora las calles del barrio de Santa Cruz. Con un ligero retraso sobre el horario previsto, los mandatorios llegaron a la plaza Virgen de los Reyes, donde se detuvieron un instante  para hacerse la foto de rigor a los pies del minarete, mientras una guía les daba los detalles de la evolución histórica del monumento, desde su origen árabe, hasta el añadido que la convirtió en campanario.

El paseo, rodeado por unas fuertes medidas de seguridad, partió por la calle Mateos Gago y tras recorrer varias vías de las más emblemáticas del barrio de Santa Cruz, regresó hasta la Plaza del Triunfo previo paso por la de la Alianza. Seguidamente tomaron la Avenida de la Constitución hacia la Puerta de Jerez, donde tres autobuses les esperaban para llevarlos a la cena que el alcalde de la ciudad tenía previsto ofrecerles en el Puerto de las Delicias.

Varias decenas de agentes uniformados y de paisano velaron por la seguridad de la comitiva en todo momento. No en vano, se esperaba la presencia de grupos ecologistas, tal y como había ocurrido en las horas precedentes durante el encuentro de ministros de Energía.

No fue el caso ayer. Aunque el paseo fue tranquilo, la comitiva no dejó de llamar la atención a los numerosos ciudadanos y turistas que paseaban a última hora de la tarde por el centro de la ciudad. Algunos, incluso, llamaron la atención de los políticos al grito de “¡Sevilla, Sevilla!”. Eso sí, sin moverse de las terrazas de los bares de la zona. Y es que la cita, tampoco fue para tanto.

  • 1