Economía

Concluye sin avances un nuevo intento de reconducir el A400M

Fabricante y clientes siguen sin acordar cómo repartirse el sobrecoste

el 26 ene 2010 / 21:14 h.

Los representantes de los siete países clientes del avión de transporte militar A400M y de la dirección del consorcio aeronáutico europeo EADS suspendieron ayer sin acuerdo la reunión que mantuvieron en Berlín, en la que retomaron las negociaciones para reorientar el futuro de la aeronave que se ensambla en las instalaciones de San Pablo, en Sevilla.

Así lo explicó a Efe un portavoz del ministerio alemán de Defensa, quien señaló que las partes acordaron retomar las conversaciones lo antes posible, aunque sin determinar cuándo y dónde tendrán lugar.

La reunión se produjo después de los encuentros mantenidos también en la capital alemana los pasados jueves y viernes, que se saldaron sin resultados positivos para buscar una solución al incremento de 11.000 millones de euros de los costes en la producción del aparato, que acumula más de tres años de retraso.

EADS ha ofrecido hasta ahora asumir 6.000 millones del gasto suplementario para fabricar el avión y también ha propuesto que los siete países compradores -España, Francia, Alemania, el Reino Unido, Bélgica, Turquía y Luxemburgo- se repartan proporcionalmente los 5.000 millones restantes.

Otra solución que se había barajado hasta ahora era la de suministrar por los 20.000 millones de euros del contrato inicial un número inferior a los 180 aviones acordados y completar el pedido más adelante con la negociación de un nuevo precio para los aparatos restantes hasta alcanzar esa cifra.

Sin embargo, el titular alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, dejó ya claro la semana pasada que no aceptará menos aviones por el mismo precio y reiteró que Alemania está interesada en la compra del A400M, pero "no a cualquier precio". El papel de Alemania es muy relevante, ya que es el principal cliente de este programa, con el compromiso de compra de 60 aeronaves.

Los ministros españoles de Defensa, Carme Chacón, y de Industria, Miguel Sebastián, coincidieron el pasado lunes en destacar que España tiene "mucho interés" en mantener el programa del avión de transporte militar A400M y confiaron en la receptividad del consorcio EADS a las propuestas de los países implicados.

No obstante, apenas quedan cinco días para que se cumpla el plazo que el presidente del fabricante europeo, Louis Gallois, dio a los clientes para alcanzar un acuerdo. Lo hizo en Sevilla, a comienzos de enero, coincidiendo con la tradicional cita con la prensa de Año Nuevo, en la que se dibujaron las estrategias de la compañía para el presente ejercicio.

Entonces, Gallois advirtió de la posibilidad de cancelar el programa -del que dependen entre 8.000 y 10.000 empleos en la actualidad- porque, argumentó, la compañía no puede destinar más recursos sin el esfuerzo de los países compradores. Además, precisó que esta situación podría arrastrar a la quiebra a Airbus e incluso a EADS, punto al que no estaban dispuestos a llegar.

Y sobre el motivo que impide prorrogar más allá de esa fecha el plazo de negociaciones, lo atribuyó a cuestiones de la empresa de auditoría. Y es que el consorcio no puede dilatar más el impacto que ha provocado en sus cuentas el retraso del aparato, al que ha destinado ya 2.400 millones.

  • 1