Local

Condena a Dublín por negar un aborto a una mujer con cáncer

Irlanda reconoce que estudiará una reforma de su actual legislación.

el 16 dic 2010 / 20:54 h.

TAGS:

Fachada de la sede del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasburgo.
La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó ayer a Irlanda a indemnizar con 15.000 euros a una mujer a la que no se permitió abortar en su país, a pesar de que su vida corría peligro. La sentencia indica que no se explicó a la mujer si se daban las condiciones para abortar en su país -lo hizo finalmente en el Reino Unido- y que, por ello, las autoridades irlandesas "ignoraron" su obligación de garantizarle el respeto a "su vida privada".


La legislación irlandesa sólo permite interrumpir la gestación en tres supuestos: cáncer de útero, embarazo extrauterino y preeclampsia (hipertensión inducida en el embarazo).


La mujer se había sometido a un tratamiento contra un cáncer que incluía pruebas médicas que eran incompatibles con un embarazo. La afectada se quejó en su demanda de que ningún médico le había advertido de los posibles riesgos que corrían su vida y la del feto. La demandante solicitó al Tribunal de Estrasburgo una indemnización de 1.500 euros para hacer frente a los gastos clínicos del aborto y 40.000 euros por los daños morales causados.


Estrasburgo ha rechazado el resto de alegaciones y de otras dos demandantes que, aparte del artículo 8 (derecho al respeto a la vida privada y familiar), invocaron el artículo 2 (derecho a la vida) del Convenio Europeo de Derechos Humanos. También se quejaron de la violación de los artículos 3 (prohibición de tratos inhumanos y degradantes) y 14 (prohibición de la discriminación) del citado convenio. Una de ellas abortó en Londres por circunstancias sociales (es ex alcohólica y tiene cuatro hijos dados en acogida) y la tercera no quería ser madre soltera y sospechaba que su embarazo era extrauterino.


Las tres mujeres, dos irlandesas y una lituana, señalaron en la demanda presentada en 2005 que las restricciones al aborto en Irlanda han supuesto un "sentimiento de oprobio y de humillación" y "han puesto en peligro la vida" de una de ellas. Una de las cuestiones principales, según los 17 jueces de la Gran Sala, era determinar "si la prohibición en litigio constituye una injerencia injustificada de los derechos" recogidos en el artículo 8. Las ONG Doctors for choice (agrupa a 200 médicos irlandeses) y el Servicio consultivo británico sobre el embarazo han actuado en el caso como terceros intervinientes y han mantenido que los servicios de información en Irlanda respecto al aborto "son insuficientes".


Se cambiará la ley. Tras conocer la sentencia, el Gobierno de Irlanda reconoció que deberá estudiar una reforma de la ley del aborto, tras analizar "cuidadosamente" la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Así lo afirmó la ministra irlandesa de Sanidad, Mary Harney, quien precisó que, "sin embargo, llevará algún tiempo porque éste es un asunto altamente sensible y un área compleja".


A pesar de la sentencia, la ministra destacó que ésta no halló contradicciones entre la Constitución irlandesa y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Harney dijo que siente una "enorme simpatía personal" hacia las tres mujeres, residentes en Irlanda, que llevaron sus casos hasta el citado tribunal porque, por diferentes motivos, tuvieron que viajar al Reino Unido para interrumpir su embarazo.


Por su parte, la Asociación Irlandesa de Planificación Familiar, que representa a las tres mujeres, aseguró ayer que la sentencia "no deja al Estado otra opción que legislar sobre el aborto". Su director ejecutivo, Niall Behan, calificó la decisión judicial de "enorme y significativa".

  • 1