Local

Condenada una compañía eléctrica a pagar 232.000 euros por el incendio causado en una finca

el 28 oct 2010 / 12:18 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a una compañía  eléctrica a pagar 232.318,24 euros por el incendio causado en una  finca, el cual se produjo al rozar las ramas de los árboles con una  serie de cables de alta tensión que transcurrían por el terreno  perteneciente a la finca.  

Según argumenta la Sección Octava de la Audiencia Provincial en la  sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el resultado de la  práctica de la prueba pericial "es claro a la hora de fijar el lugar  del siniestro en la línea de alta tensión en el concreto sitio donde  las ramas de los árboles se rozaban con los cables de la línea".  

En este sentido, la Sala pone de manifiesto que "si se hubieran  realizado las debidas labores de poda del arbolado, omisión" que se  imputa a la parte beneficiaria, "se hubiera precavido el mal",  añadiendo que "la previsibilidad del hecho era factible, pues la  empresa eléctrica es profesional del ramo y debió precaver el  incendio, mal que a la postre causó los perjuicios cuya indemnización  se ha reclamado".  

De este modo, la Audiencia Provincial rechaza el recurso  interpuesto por la compañía eléctrica contra la sentencia emitida en  primera instancia, pues la condenada consideraba que, "conforme a la  normativa autonómica aplicable, es el titular de la línea eléctrica,  y no la suministradora de electricidad, el que viene obligado a podar  la vegetación".  

RECHAZA EL RECURSO


Además, la compañía recurrió el fallo dictado en primera instancia  al estimar que "sobre la causa del incendio hay error en la  valoración probatoria, pues no se valoran los tres informes  periciales que obran en autos, ya que la conclusión última no permite  deducir que la causa fuera un cortocircuito", todo lo cual es  rechazado por la Audiencia Provincial.  

Así, la Sección Octava considera que, "probado por el afectado el  mal, el daño y su relación causal, y no probándose por la demandada  la ausencia de culpa o negligencia en la causación del daño, resulta  incuestionable el reproche que se afirma en la sentencia", añadiendo  además que "la titular de la línea y la que suministra la  electricidad son una y la misma persona".  

  • 1