Local

Condenado a 14 años de cárcel por agredir a su compañera y suegros

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 14 años de cárcel y el pago de 28.620 euros en indemnizaciones a un hombre que secuestró a su ex compañera y agredió con una botella rota a sus suegros, contrariado porque la mujer había decidido romper con él.

el 15 sep 2009 / 09:33 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 14 años de cárcel y el pago de 28.620 euros en indemnizaciones a un hombre que secuestró a su ex compañera y agredió con una botella rota a sus suegros, contrariado porque la mujer había decidido romper con él.

La sentencia de la Sección Cuarta, a la que ha tenido acceso Efe, dice que el procesado E.A.S.R., venezolano de 29 años con situación irregular en España, entabló en la primavera de 2007 una relación con la española M.C.G.R. y vivió con ella en Carmona (Sevilla), pero la mujer rompió en agosto debido al "comportamiento machista del acusado".

En la noche del 5 de agosto de 2007, el procesado se presentó en la vivienda de su ex compañera y agredió con una botella rota a su suegra en la cara, dejándole cuatro cicatrices de 4,5 y 2,5 centímetros en la mejilla, mentón y brazo que le causan un perjuicio estético pues son "claramente visibles".

Solo por esta agresión, el acusado cumplirá 5 años de cárcel y pagará una indemnización de 15.920 euros a su suegra, que desde entonces debe camuflar las lesiones con maquillaje y tapándose la cara con el pelo, según la sentencia.

A continuación el acusado entró en la vivienda y se dirigió a su suegro, que estaba postrado en cama como consecuencia de una operación de pelvis, le agredió con la botella rota en un muslo y le dio una patada en la cara, actos por los que el acusado cumplirá 4 años de cárcel y pagará 3.350 euros.

Acto seguido se dirigió a su ex compañera y le advirtió: "Vengo a por tí. Tú eres mía, como no vengas conmigo te termino de matar", por lo que la víctima, atemorizada por los daños que E.A.S.R. estaba causando a su familia, se subió con él en su coche.

El acusado condujo "a velocidad muy superior a la permitida" diciendo a su ex compañera "o te mato o nos matamos los dos, pendeja", a la vez que amenazaba con pasar por casa de un tío suyo "para darle una paliza entre los dos".

Finalmente el vehículo se averió y la mujer manifestó al acusado que estaba abortando y necesitaba ir a un hospital, con lo que consiguió que el acusado le permitiera parar a un coche, que la auxilió y trasladó a un centro médico.

Por estos últimos hechos, la sentencia impone al acusado cinco años de cárcel por delitos de detención ilegal, maltrato doméstico y amenazas.

Recoge la sentencia que, además, el acusado amenazó de muerte a una hermana de 16 años de la víctima, acto en el que concurre la agravante de su minoría de edad.

Los jueces destacan la "agresividad y peligrosidad" del condenado y rechazan como "carente de toda verosimilitud" su declaración de que las lesiones a su suegra fueron accidentales, al caerse la mujer en el forcejeo que mantuvieron, y que agredió a su suegro en defensa propia, pues la víctima estaba "convaleciente de una operación de pelvis y prácticamente imposibilitado para moverse".

  • 1