Condenado a 16 años de cárcel por robar armado con un cuchillo en varias tiendas de Dos Hermanas

También deberá pagar una multa de 180 euros e indemnizar con 2.355,94 euros a los dueños de las tiendas afectadas.

el 30 may 2013 / 11:55 h.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla ha condenado a 16 años y seis meses de cárcel a un joven de 30 años de edad, identificado como Manuel C.A., acusado de robar armado con un cuchillo en varios comercios de la localidad de Dos Hermanas entre los días 15 y 20 de agosto del pasado año 2012, según una sentencia consultada por Europa Press. El juez impone al imputado 16 años y medio de prisión por tres delitos consumados de robo con intimidación en concurso con un delito continuado de robo con fuerza en las cosas, un delito de robo con intimidación en grado de tentativa, un delito consumado de atentado agravado y una falta de lesiones, aplicándole las atenuantes de toxicomanía y reparación del daño y la agravante de reincidencia. Asimismo, deberá pagar una multa de 180 euros e indemnizar con 2.355,94 euros a los dueños de las tiendas afectadas y con 90 euros a un agente de la Policía Nacional por las lesiones causadas en el brazo derecho tras embestirlo con una motocicleta en su huida. No obstante, el juez aplica en este caso el artículo 76.1 del Código Penal, que establece que el máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido --tres años y cuatro meses por cada delito de robo con intimidación--, de manera que el condenado sólo cumplirá diez años de cárcel. El juez considera probado que el primero de los robos tuvo lugar a las 8,10 horas del 15 de agosto de 2012, cuando el acusado entró en una panificadora portando un cuchillo y se dirigió a la propietaria y a una cliente diciéndoles '¡no chilléis, que si no os pincharé; metéos detrás del mostrador!', tras lo que se hizo con 450 euros, un teléfono móvil y una caja con 25 anillos de bisutería. El día 17 de agosto, el acusado entró "cuchillo en mano" en una farmacia del municipio y exigió a los empleados que le entregaran el dinero y sustancias tranquilizantes, así como sus móviles, haciéndose con 370 euros en efectivo, una caja de tranxilium y dos teléfonos, mientras que el 19 de agosto cometió un tercer robo en una confitería, donde se apropió de 460 euros y un móvil. Entre los días 19 y 20 de agosto, "y con igual ánimo de ilícito beneficio", el condenado manipuló el sistema de cierre de un vehículo que se encontraba cerrado y estacionado en una plaza de la localidad y se hizo con el DNI y el permiso de conducir del dueño del coche, así como con un destornillador. El 20 de agosto de 2012, varios policías acudieron a una tienda de fotografía "donde al parecer se estaba cometiendo un hecho de apariencia ilícita", pero una vez en el lugar el propietario de un bar cercano les advirtió de que el acusado había intentado entrar en esta tienda, pero al no conseguirlo se había dirigido a su negocio, donde "blandiendo un cuchillo" había exigido el dinero de la caja. El propietario del bar se negó a ello, por lo que el condenado se dio a la fuga y fue localizado posteriormente por los agentes en otro local comercial de Dos Hermanas, pero en ese momento el acusado se volvió a dar a la fuga en un ciclomotor, y en el curso de la persecución "no sólo hizo caso omiso a las indicaciones de alto" de la Policía, sino que "embistió directamente con la motocicleta a un agente, que tuvo que apartarse para no ser arrollado y que a pesar de ello resultó golpeado" en el antebrazo derecho. Además, el acusado embistió contra el vehículo donde iba un segundo agente, el cual "tuvo que dar un fuerte volantazo para evitar el choque de frente", dice el juez, que también considera probado que el imputado es drogadicto y el día de su detención dio positivo a cocaína, THC, opiáceos y metadona en los análisis efectuados. De manera previa al juicio, el acusado consignó en la cuenta del Juzgado 1.200 euros para el pago parcial de la indemnización a la que, finalmente, ha sido condenado. El juicio no llegó a celebrarse después de la conformidad mostrada por el acusado con la pena solicitada por la Fiscalía.

  • 1