Local

Condenado a pagar 421.845 euros a su novia por las graves lesiones a su feto

Un joven de 25 años ha sido condenado a pagar una multa de 200 euros e indemnizaciones que suman 421.845 euros por un accidente de tráfico sufrido cuando conducía sin tener carné ni seguro y que causó graves lesiones a su novia, ocupante del vehículo, y al bebé que esperaba.

el 15 sep 2009 / 05:00 h.

TAGS:

Un joven de 25 años ha sido condenado a pagar una multa de 200 euros e indemnizaciones que suman 421.845 euros por un accidente de tráfico sufrido cuando conducía sin tener carné ni seguro y que causó graves lesiones a su novia, ocupante del vehículo, y al bebé que esperaba.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia 2 de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), a la que ha tenido acceso Efe, explica que el acusado, R.A.T., tras saltarse una señal de stop, circuló a velocidad "inadecuada y excesiva" de entre 100 y 120 kilómetros por hora hasta que perdió el control del coche, se salió por la cuneta y volcó.

Su novia estaba embarazada de cinco meses y el feto sufrió un retraso madurativo como consecuencia de los graves traumatismos craneales y torácicos sufridos por la madre, que estuvo 23 días hospitalizada y tardó 246 días en curar de sus heridas, según el fallo.

La niña, que ahora tiene tres años y medio, sufre secuelas consistentes en "un deterioro grave de las funciones cerebrales superiores" y "no podrá llevar una vida normal, siendo previsible que necesite la ayuda de una tercera persona para todo", añade la sentencia.

Por ello, la juez otorga a la madre una indemnización de 148.607 euros para ella misma y de otros 273.238 euros para el bebé, de cuyo pago será responsable el Consorcio de Compensación de Seguros al carecer el acusado de seguro de automóviles.

El accidente ocurrió hacia las 16.10 horas del 3 de octubre de 2004 en la vía de servicio de la autovía A-92 a la altura de la barriada sevillana de Torreblanca, cuando el acusado se saltó una señal de stop y a continuación huyó de la Guardia Civil que le dio el alto.

Un kilómetro y medio más adelante, el vehículo se salió de la vía y chocó contra la cuneta, lo que provocó a la acompañante graves lesiones consistentes en extirpación del bazo, insuficiencia respiratoria, operación maxilofacial de reconstrucción de mandíbula, fisura de vértebras y desviación de la columna vertebral.

Su bebé sufre una microcefalia y tiene una minusvalía reconocida del 81 por ciento.

En el juicio el Consorcio de Compensación de Seguros sostuvo que la malformación del feto era anterior al accidente, pero la sentencia acoge la tesis del abogado de la acusación, Juan Isidro Fernández, en el sentido de que fue una "secuela directamente relacionada con el traumatismo que sufrió la madre".

Así, el forense de los Juzgados, como "perito imparcial y objetivo", explicó que la enfermedad de la niña fue consecuencia de la falta de oxígeno que se produjo cuando la madre sufrió el accidente, "debido al fuerte sangrado que tuvo".

Además la ecografía que realizaron a la madre el mismo día a su llegada al hospital fue normal, "lo que descarta que dicha malformación existiera con carácter previo al accidente", dice el fallo.

  • 1