Local

Condenado a seis años y medio por matar al compañero sentimental de su madre en Los Pajaritos

el 17 jul 2012 / 12:46 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a la pena de seis  años y seis meses de prisión, a cumplir en un centro de internamiento  adecuado al trastorno mental que padece, al joven acusado de matar a  puñaladas al compañero sentimental de su madre en la barriada  sevillana de Los Pajaritos en abril de 2010, después de que este  llegara borracho a casa y le propinara una bofetada su progenitora.  

Según la sentencia a la que Europa Press ha tenido acceso, la  Audiencia condena al acusado, F.J.B.C., por un delito de homicidio,  con la atenuante de confesión y la eximente incompleta por alteración  mental, a una pena de seis años y seis de meses de prisión, a cumplir  en un centro de internamiento, y a pagar una indemnización de  36.282,16 euros al padre de la víctima, ya que "se ha producido la  pérdida de una vida humana, produciéndole a su padre unos evidentes  daños, sobre todo morales".  

En el juicio, la Fiscalía pidió para el encartado la imposición de  una pena de siete años y seis meses de cárcel y el pago de 36.282,16  euros al padre de la víctima, mientras que la defensa del imputado  solicitó que la pena que se le impusiera la cumpliera en un centro  psiquiátrico "externo", oponiéndose al pago de la indemnización.  

El juicio con jurado popular se celebró los pasados días 3, 5 y 6  de julio, y el jurado declaró en su veredicto al joven culpable de un  delito de homicidio al matar de forma "intencionada" al compañero  sentimental de su madre, declarando además que el acusado sufre "un  trastorno de personalidad, con rasgos de tipo paranoide e incluso  antisocial, con ausencia de patrones sólidos de referencia, y cierto  déficit intelectivo ligero, circunstancias que afectan de forma  moderada a su capacidad de comprender y querer".  

NO EXISTIO ALEVOSIA

Asimismo, se consideró probado por el jurado que el acusado había  matado al compañero sentimental de su madre, con el que no mantenía  "una buena relación", después de que este le propinara una bofetada a  su madre y que, con un cuchillo de 20 centímetros de hoja procedente  de la cocina, le asestó varias puñaladas que provocaron que la  víctima muriera desangrada tras sufrir un shock hipovolémico.  

Sin embargo, estimó que no había sido demostrado que el acusado lo  acuchillara aprovechando la indefensión de la víctima al encontrarse  acostada y "falta de reflejos" debido a su estado de embriaguez, sin  que pudiera "reaccionar ni defenderse", razón por la cual lo  consideró culpable de un delito de homicidio y no de asesinato, como  pidió inicialmente la Fiscalía, al no ver probada la existencia de  alevosía en el crimen.  

Los hechos juzgados tuvieron lugar a las 22,00 horas del pasado  día 29 de abril, cuando la víctima, de nacionalidad rumana, llegó al  domicilio donde residían el imputado y su madre en un acusado estado  de embriaguez. En un momento dado, encontrándose la víctima en el  dormitorio con su pareja, tuvo lugar una discusión entre ambos, en el  transcurso de la cual él le propinó una bofetada.  

Al escuchar el incidente, el imputado preguntó a su madre por lo  sucedido, contestándole esta que no se metiera en su vida. Instantes  después, el imputado, quien mantenía una mala relación con la víctima  y con el que había tenido rencillas en el pasado, se dirigió a la  cocina para hacerse con un cuchillo de 20 centímetros de hoja con el  que entró en el dormitorio donde se encontraba descansando el  fallecido propinándole varias puñaladas.  

La víctima, a pesar de sus intentos por defenderse, no pudo evitar  que F.J.B.C. le asestara varias puñaladas en distintas zonas del  cuerpo que acabaron causándole la muerte. Las puñaladas, según  concluyó el jurado, fueron asestadas por el acusado con intención de  causar la muerte del fallecido. Tras el suceso, el procesado se  cambió de ropa y se lavó las manos, quedándose a las puertas del  domicilio esperando la llegada de la Policía, manifestando a los  agentes que acababa de apuñalar a la pareja de su madre.  

  • 1