Local

Condenado acinco años por apuñalar a un joven que le recriminó su actitud

El Tribunal Supremo cree que intentó matar a la víctima al clavarle un estilete.

el 09 ene 2011 / 18:46 h.

TAGS:

El Tribunal Supremo ha confirmado los cinco años y medio de cárcel que la Audiencia de Sevilla impuso a un joven de 23 años que intentó matar a otro de una puñalada porque le reprochó su comportamiento provocativo e "incívico" en una calle de Alcalá de Guadaíra en 2006. Además, deberá indemnizar a la víctima con 12.000 euros.

La Sala de lo Penal del Supremo, fechada el 14 de octubre de 2010, confirma íntegramente la sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia sevillana, que en noviembre de 2009 condenó a Marcelino L.A. por un delito de homicidio intentado, teniendo en cuenta la atenuante de reparación del daño. De esta forma, los magistrados rechazan todos los argumentos expuestos por la defensa del acusado en su recurso, que alegó, entre otros motivos, la legítima defensa o que había consumido droga el día de los hechos. El abogado solicitaba que en lugar de un delito de homicidio en grado de tentativa se considerase como uno de lesiones, ya que aseguraba que el ahora condenado, que estuvo un mes en prisión preventiva por este suceso, no tenía intención de matar.

La sentencia, a la que tuvo acceso este periódico, desestima que el acusado intentara repeler una agresión anterior por parte de la víctima porque considera que fue el propio imputado quien inició la disputa con una conducta "incívica y amenazante". Es más, declara probado que Marcelino "después de forcejear con la víctima, en un momento dado sacó una navaja tipo estilete que guardaba en el pantalón con la hoja abierta, y enfrentándose a la víctima lanzó varios golpes hacia su pecho". La víctima, que responde a las iniciales J.L.A.V., pudo esquivar los primeros navajazos, pero al final uno de ellos le alcanzó en el lado derecho del tórax, llegando a penetrarle unos tres o cuatro centímetros junto al corazón. El fallo judicial añade que de no haber recibido la inmediata asistencia sanitaria, las lesiones provocadas le habrían causado la "muerte", de ahí que descarte considerar los hechos como un delito de lesiones.

La disputa se produjo sobre las 19.30 horas del 30 de septiembre de 2006 en la avenida Salud Gutiérrez, en el barrio de Rabesa, cuando el acusado, que en aquella época tenía 23 años, llegó al lugar en actitud "chulesca", rompiendo botellas de cristal y diciendo que "tenía que pinchar a alguien". El agredido le recriminó su actitud, por lo que Marcelino le propinó una patada en el costado, ambos forcejearon y el procesado sacó un estilete de su bolsillo, que no ha sido localizado, con el que le apuñaló.

  • 1