miércoles, 16 enero 2019
01:54
, última actualización
Local

Condenado el dueño de Contsa a un año y diez meses de cárcel por delito fiscal

José Salas tendrá que pagar una multa de 3,3 millones de euros y una indemnización a Hacienda de 1,1 millones de euros por dos delitos contra la Hacienda Pública, mientras que le absuelve de otros dos.

el 24 oct 2014 / 14:14 h.

TAGS:

JOSE_Salas_BURZON_CONTSA El Juzgado de lo Penal número 10 ha condenado al dueño de Contsa, José Salas Burzón, a un año y diez meses de prisión por dos delitos contra la Hacienda Pública, cometidos en los ejercicios 2005 y 2006; mientras que le ha absuelto de estos mismos delitos de los que se le acusaba por los ejercicios 2003 y 2004. La magistrada le impone además una multa de 3.336.358,25 euros y una indemnización de 1.112.079,67 euros que tendrá que abonar a Hacienda. La sentencia, además, absuelve a la mujer de Salas, María del Carmen B.D., de los cuatro delitos contra la Hacienda Pública que se le imputaban correspondientes al ejercicio 2003, 2004, 2005 y 2006. Salas Burzón, quien fue denunciado también por estafa con Consta que trabajaba con una estructura piramidal y que acabó en concurso de acreedores, se enfrentaba a los siete años de prisión que reclamaba el fiscal para él; mientras que en el caso de su ya exmujer el Ministerio Público reclamaba un año de cárcel por cada uno de los cuatro delitos de los que le acusaba. La sentencia aplica la pena impuesta al dueño de Contsa la atenuante de dilación indebida. Salas Burzón, quien tiene abierta otra causa judicial por la que la Fiscalía le reclama 13 años de prisión y seis para su esposa por delito societario y estafa , se enfrentaba a los siete años de prisión que reclamaba el fiscal para él; mientras que en el caso de su ya exmujer el Ministerio Público reclamaba un año de cárcel por cada uno de los cuatro delitos de los que le acusaba. La sentencia aplica la pena impuesta al dueño de Contsa la atenuante de dilación indebida. La sentencia considera probado que ambos presentaron juntos la declaración de la renta entre 2003 y 2006 y la Agencia Tributaria advirtió de la existencia «de ingresos no justificados en diferentes entidades bancarias de las que José Salas era titular único» y que, además, no habían sido declarados en el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) de esos ejercicios. Unos ingresos que «fueron realizados por el mismo acusado o por terceras personas con su conocimiento y consentimiento». En la sentencia, se recoge que Salas Burzón tenía su nombre siete cuentas corrientes en las que se realizaron estos ingresos y que en 2003 ascendieron a 98.500 euros, en 2004 sumaron 241.600 euros, de 880.000 euros en 2005 y en 2006 de 1.420.795 euros. Para la magistrada «no queda acreditado que la mujer “conociera los movimientos de las cuentas de las que era titular» a pesar de que «firmara en su momento la declaración de renta obrante en autos». De hecho, la sentencia aclara que su exesposa «tenía por única ocupación las labores del hogar y durante su matrimonio consintió en figurar como accionista, partícipe y administradora de algunas sociedades constituidas durante esta relación matrimonial, así como ser titular» de determinadas cuentas bancarias. María del Carmen B.D. ostentó en la sociedad President Patrimonio el 80 por ciento del capital social y el cargo de administradora única, correspondiendo el 20 por ciento restante a sus dos hijos menores, a pesar de lo cual era José Salas el que «controlaba los aspectos económicos y fiscales del matrimonio». Todo ello, pese a que Salas no ratificó su declaración exculpando a su exesposa en la fase de investigación, según la jueza, por «animadversión».

  • 1