Local

Condenado el vigilante de un vestuario por abusar de una niña

El guarda del local no irá a prisión por tocar a una pequeña de 8 años.

el 02 ago 2010 / 21:04 h.

TAGS:

El vigilante del vestuario infantil de un club social de Sevilla ha sido condenado a un año de cárcel y a someterse a una terapia sexual por realizar tocamientos libidinosos a una niña de tan sólo 8 años de edad.

El juicio contra el acusado M.A.R.N. no llegó a celebrarse porque este hombre asumió la culpa y aceptó la condena de un año de prisión y el pago de una indemnización de 1.000 euros a la pequeña, según informaron a Efe fuentes del caso.

Los hechos denunciados y considerados probados ocurrieron en el Club Labradores de Sevilla a mediodía del 30 de junio de 2008, cuando el vigilante hizo tocamientos libidinosos a la niña por distintas partes de su cuerpo y por encima del bañador.

El denunciado estaba realizando su trabajo a la entrada del vestuario infantil de la piscina, donde, además, estaba encargado de facilitar a los niños socios del club Labradores los juegos de mesa que los pequeños le solicitaban. Según la denuncia, cuando la pequeña le pidió un parchís, el acusado le dijo que entrase ella misma para elegirlo, momento que aprovechó para realizar los tocamientos denunciados. Más tarde, el acusado le pidió que le diera un beso.

La menor "se quedó paralizada con lo ocurrido y fue rápidamente a contárselo a su madre", según denunciaron los padres.

El vigilante reconoció los hechos y aceptó la condena, aunque en sus primeras declaraciones ante el juez de Instrucción había negado el delito y había asegurado que cuando se levantó para dejar pasar a la niña, se tropezó y se agarró a su cintura. A continuación le dio un beso para que no se asustase, según la versión que ofreció durante la fase de investigación de los hechos.

El juzgado lo dejó en libertad provisional sin fianza, aunque se le impuso la obligación de presentarse cada 15 días como medida cautelar. Por su parte, el club Labradores informó de que este empleado había sido despedido, abandonando su puesto de trabajo al día siguiente de que ocurrieran estos hechos, por los que ahora ha sido condenado.

El guarda había sido detenido previamente en otras tres ocasiones, en los años 1989, 1991 y 2000, por delitos de exhibicionismo y provocación sexual, por los que fue posteriormente condenado en los tres casos. Por el primer delito le fueron impuestos cuatro meses de cárcel y una multa. Por los dos hechos posteriores tan sólo fue condenado por juez al pago de sanciones económicas.

Por este motivo, el juez le ha aplicado en esta cuarta sentencia por un delito de las mismas características la eximente incompleta de trastorno sexual, según precisaron las mismas fuentes.

La conformidad alcanzada entre los abogados del acusado y los de los padres de la pequeña, que han ejercido la acusación particular, incluye la suspensión del ingreso en prisión del vigilante, siempre bajo la condición de que durante tres años el hombre no vuelva a cometer ningún delito, además de que se someta al programa de terapia sexual que también contempla la sentencia judicial.

Se da la circunstancia de que este es el segundo caso de abusos sexuales denunciados en el club Labradores, puesto que en el año 2000 un monitor de ajedrez, que por entonces tenía 48 años fue condenado a 23 meses de multa por un delito continuado de abusos sexuales cometido contra dos niñas de 8 y 12 años, a las que hizo tocamientos obscenos.


  • 1