jueves, 18 abril 2019
20:14
, última actualización
Local

Condenado en Lora del Río por abusar tres años de su hijastra

La Audiencia le impone más de cuatro años de cárcel.

el 28 mar 2010 / 20:18 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha condenado a un total de cuatro años y tres meses de cárcel a un hombre por violar a la hija de su compañera sentimental durante tres años, concretamente desde que tenía ocho años hasta que cumplió los once, cuando la madre descubrió los hechos y los denunció. El ahora condenado reconoció los hechos durante la celebración del juicio.

La sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, recoge que el acusado J.G.M., de 39 años, entabló en 1998 una relación de pareja con C.B.R., por lo que desde un año después empezó a convivir con esta mujer y con su hija.

Desde que la niña tuvo ocho años, el acusado, con ánimo libidinoso y aprovechando las ausencias de la madre según el fallo judicial, le acariciaba los genitales y le introducía los dedos en la vagina, y amenazaba a la pequeña diciéndole que si lo contaba haría daño tanto a su madre como a sus hermanos.

Los abusos se produjeron "incluso con una periodicidad diaria, dependiendo de la oportunidad de quedarse a solas con la niña", precisa la Audiencia de Sevilla, que añade que esta situación concluyó en el mes de junio de 2002, cuando la madre descubrió los hechos y los denunció inmediatamente.

El veredicto impone a J.G.M. el pago de una indemnización de 35.000 euros a la menor por el daño moral causado, así como la prohibición de aproximarse a ella y comunicar por cualquier medio durante cinco años.

Pese a considerar demostrado el delito de agresión sexual, la sentencia rebaja la condena a cuatro años y tres meses de cárcel por la atenuante de dilaciones indebidas, pues la causa, denunciada en su momento en el juzgado de Lora del Río, "no tuvo una actividad procesal relevante" entre el 14 de noviembre de 2005 y el 7 de noviembre de 2006. Es decir, que pasó todo un año sin que se hicieran diligencias.

Pese a detectarse este problema, de nuevo, y "por distintas vicisitudes procesales", el sumario no se declaró terminado hasta el 1 de diciembre de 2008 y el juicio oral -en el que el acusado reconoció los hechos- no se celebró hasta el 11 de noviembre de 2009.

  • 1