Local

Condenado por colarse en un hotel e intentar violar a una limpiadora

el 06 nov 2010 / 09:46 h.

TAGS:

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cuatro años y medio de cárcel impuestos a un hombre que se coló en un hotel de Sevilla, consiguió que le dieran la llave de una habitación e intentó violar, a punta de cuchillo, a una limpiadora que se encontraba trabajando.

El Supremo, en un auto al que ha tenido acceso Efe, ha desestimado todos los motivos de recurso del acusado y considera que la declaración de la víctima fue "contundente y persistente, reconoció con claridad en todo momento al acusado como autor de los hechos, sin motivo alguno para dudar de su credibilidad".

El acusado M.R.B., de 37 años, llegó a las 07:30 horas del 24 de diciembre de 2006 al Hotel América de Sevilla y consiguió que en Recepción le dieran la llave de la habitación 310, según la sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia, ahora confirmada.

Una vez en la planta tercera, se introdujo en la habitación 307, cuya puerta estaba abierta debido a que ya se había hecho la limpieza, y dejó allí una bolsa con enseres personales tales como un jersey, unos pantalones, una camiseta y un cepillo de dientes.

Al salir de dicha habitación se encontró con una limpiadora, a la que dijo que buscaba una bolsa con ropa, y a continuación se dirigió al piso quinto, donde se encontraba la limpiadora A.S.

Explica la sentencia que el acusado pidió a la trabajadora que le dejara ver unos papeles que un amigo había dejado en la habitación 506, por lo que la mujer le abrió la puerta y, una vez dentro, cerró la puerta y mostró un cuchillo a la víctima.

El acusado le dijo "en tono conminativo" que deseaba mantener relaciones sexuales con ella, le hizo gestos obscenos, la agarró por detrás y le rompió el uniforme, según la sentencia.

La víctima consiguió dar un mordisco en la mano al agresor y llegar a rastras hasta la puerta, que consiguió entreabrir y pedir auxilio.

A ello respondió el acusado golpeando a la mujer repetidas veces en la cabeza con la puerta, pero al no poder cerrarla y "ante el alboroto que se estaba formando" optó por huir.

El Tribunal Supremo dice que concurre en el caso la agravante de utilización de un cuchillo para amedrentar a la víctima, unido al hecho de que cerró la puerta de la habitación tras sí y, cuando la víctima intentó salir, le golpeó "repetidas veces con la puerta en la cabeza".

Junto a ello, el alto tribunal recuerda que el acusado fue reconocido además por la compañera de trabajo de la víctima y que su perfil genético apareció en los efectos personales dejados en una habitación.

Junto a la condena de cárcel, el Supremo ha confirmado la obligación de indemnizar a la limpiadora en 6.000 euros por las lesiones y el daño moral causado y de pagar 144,24 euros a la consejería de Salud de la Junta por los gastos de asistencia prestados a la víctima.

  • 1