domingo, 17 febrero 2019
15:05
, última actualización
Local

Condenado por pegar a un conductor de Tussam

Un anciano tendrá que pagar una multa de 90 euros

el 21 jul 2010 / 18:44 h.

TAGS:

El Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla ha condenado a Juan M.G., un vecino de 78 años de Sevilla Este, al pago de una multa de 90 euros -un mes con una cuota diaria de tres euros- al ser considerado autor de una falta de lesiones por agredir a un conductor de Tussam, al que le dio un puñetazo al pedirle éste que se bajara del vehículo tras una discusión. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juzgado absuelve al trabajador de Tussam, Vicente R. M., de la denuncia interpuesta por el usuario del autobús, dado que en este caso se produjeron denuncias cruzadas.

Los hechos sucedieron el 9 de abril de 2009, cuando Vicente R.M. conducía un autobús de la línea 27 por la calle Luis Montoto. Al realizar la parada correspondiente a la marquesina ante el centro comercial El Corte Inglés unos metros más allá de ésta, el ahora condenado se subió al vehículo y comenzó a insultar al conductor.

En la siguiente parada, el empleado municipal requirió a Juan M.G. para que se bajase del autobús, "procediendo éste a dirigirse al conductor y a golpearle en la cara, respondiendo el conductor con un empujón dirigido a la cara que provocó que cayera al suelo".

La sentencia destaca, para considerar probada esta versión, el testimonio "sereno y rotundo" de Vicente R.M., y frente al del otro implicado en la disputa, que replicó en el juicio que el conductor le golpeó directamente en la cara tras detener el vehículo. Siendo ambas versiones contradictorias, es definitiva para el juzgado la prueba testifical "objetiva e imparcial" de dos usuarios del autobús, aunque el magistrado no ha estimado una petición de condena por injurias.

Según explicó en su día en declaraciones a Europa Press Televisión Juan, el conductor le tiró al suelo "y me quedé perplejo, porque no entendía el por qué de aquello. No me dolía nada, únicamente no comprendía lo que pasó, además veía el estupor de la gente cuando me miraba", relató Juan. Desde aquel día, afirma que tiene "fobia" a los autobuses de Tussam, pues "cada vez que subo a un autobús lo primero que hago es mirar al conductor, porque si lo viese a él no me subiría jamás", añadió .

  • 1