Condenado un casero por abusar de la hija de sus inquilinos

Los hechos ocurrieron el 1 de febrero de 2012 en Camas, cuando el acusado F.J.A.G., de 39 años, se encontró a la menor por la calle y entabló conversación con ella.

el 03 may 2014 / 11:52 h.

La Audiencia de Sevilla ha condenado a dos años de cárcel a un hombre que abusó sexualmente de una niña de 12 años, a la que conocía por tener alquilada una vivienda a la familia de la menor. Una sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, relata que los hechos ocurrieron al atardecer del 1 de febrero de 2012 en Camas (Sevilla), cuando el acusado F.J.A.G., de 39 años, se encontró a la menor por la calle y entabló conversación con ella. El acusado dijo a la niña "que estaba muy guapa y que si podía tocarle la camiseta que llevaba", tras lo cual le tocó los pechos primero por encima de la ropa y después por debajo, hasta que la menor, asustada, se marchó apresuradamente hacia la biblioteca de la localidad, a la que se dirigía cuando se encontró con el acusado. Pasadas unas semanas, la niña contó lo sucedido a una compañera de clase y luego a una profesora y a la tutora de ambas, quienes pusieron los hechos en conocimiento de los padres y éstos interpusieron denuncia el 23 de febrero. El acusado negó los hechos y aportó al juicio un vídeo de la calle donde ocurrieron los hechos en el que se aprecia una travesía "muy transitada de coches pero con muy escasa presencia de peatones", lo que explicaría que "nadie apreciase nada anormal que moviese a intervenir en defensa de la menor", según los jueces. Dicho vídeo "no desvirtúa el relato de la testigo de cargo", que reúne los requisitos de verosimilitud pues fue "preciso, espontáneo y detallado respecto a la forma de acaecer los hechos", así como "coherente y persistente desde el inicio de las actuaciones". Además, no se evidencian móviles espurios ni en la menor ni en su madre, pues no tenían malas relaciones previas con el acusado, que era su casero y al que la menor veía "como una figura amigable, siempre muy atento con ellas y amigo incluso de su padre". Junto a la condena de dos años de cárcel, los jueces imponen a F.J.A.G. tres años de alejamiento de la menor y el pago de 3.000 euros de indemnización.

  • 1