Local

Condenado un colegio por el acoso escolar que sufrió una estudiante

El juzgado de Écija ha condenado a las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia (SA.FA.) a indemnizar a una alumna que sufrió acoso escolar cuatro años. El centro escolar tendrá que pagar 12.000 euros a la joven al haber perdido el recurso que interpuso contra la primera sentencia. (Foto: M.R.).

el 15 sep 2009 / 03:11 h.

TAGS:

El juzgado de Écija ha condenado a las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia (SA.FA.) a indemnizar a una alumna que sufrió acoso escolar cuatro años. El centro escolar tendrá que pagar 12.000 euros a la joven al haber perdido el recurso que interpuso contra la primera sentencia.

El centro concertado ya fue condenado a indemnizar con esa misma cantidad a la joven, cuyas iniciales son E.T., en diciembre de 2006 por estos hechos, pero recurrió la sentencia, que vuelve a ser favorable a la denunciante. La sentencia culpa al centro docente de pasividad y de no adoptar las medidas necesarias para evitar el acoso a la joven, que era menor de edad cuando ocurrieron los hechos juzgados y que se vio obligada a dejar la escuela.

El Juzgado se acoge al artículo 1902 del Código Civil, que obliga a "las personas y entidades que sean titulares de un centro a responder por los daños y perjuicios que causen los alumnos menores de edad durante los periodos de tiempo en que los mismos se hallen bajo control y vigilancia del profesorado del centro".

El juez ya sentenció en una primera instancia que "había relación directa entre la conducta de los compañeros de clase de la afectada y los padecimientos que tenía de índole psíquico". Pero la dirección del centro recurrió y achacó los hechos a la "personalidad débil y apocada de la alumna, excesivamente protegida".

El fallo explica que la actitud de los docentes refleja que "olvidan su labor educativa, formativa y disciplinaria de los alumnos que tienen bajo su control, así como la obligación de garantizar el bienestar físico y psíquico, dentro y fuera de las aulas". Para el tribunal, los profesores respondieron en el juicio con "divagaciones, imprecisiones, negativas de los hechos denunciados".

Ante la apelación del centro escolar, la sentencia llega a considerar escasa la cantidad de 12.000 euros para "la gravedad del daño" y "la secuela psicológica que ha podido producir en la personalidad de la menor", pero no la modifica "al no haber recurrido la parte actora".

Según Fernando Osuna, abogado de la denunciante, esta abandonó los estudios en Cuarto de Secundaria obligada por el acoso que sufrió. "Llegaba a casa llorando, vomitaba, no dormía", relata el letrado, que asegura que la joven soportó a diario insultos, el robo de material escolar, empujones, amenazas físicas y otras vejaciones "como perseguirla con un mechero encendido".

La dirección del centro escolar ha confirmado que acatará la sentencia aunque no comparte los argumentos de la acusación.

  • 1