Local

Condenado un olivarero que cometió fraude para recibir la ayuda de la UE

Un olivarero con fincas en Osuna y Cazalla de la Sierra ha sido condenado a un año y medio de cárcel por defraudar 780.000 euros en ayudas europeas al aceite de oliva. La tierra cultivada para la que solicitó estas subvenciones estaba en estado de semiabandono con un potencial productivo casi nulo y el terreno era abrupto con barrancos y fuertes pendientes.

el 16 sep 2009 / 06:56 h.

TAGS:

Un olivarero con fincas en Osuna y Cazalla de la Sierra ha sido condenado a un año y medio de cárcel por defraudar 780.000 euros en ayudas europeas al aceite de oliva. La tierra cultivada para la que solicitó estas subvenciones estaba en estado de semiabandono con un potencial productivo casi nulo y el terreno era abrupto con barrancos y fuertes pendientes.

La sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla, a la que tuvo acceso Efe, confirmó un fallo anterior del juzgado de lo penal 7 y asegura que el procesado, que responde a las iniciales B.M.M.B. era titular de varias fincas, donde declaró unas producciones "inverosímiles", pues se trataba de olivares "en estado de semiabandono, potencial productivo casi nulo y terreno abrupto".

El delito contra la Hacienda Pública, según el fallo, se produjo mediante declaraciones falsas de producción de aceituna y aceite, por las cuales el Fondo Andaluz de Garantía Agraria (FAGA), como organismo encargado de pagar las ayudas procedentes de la Unión Europea, le abonó la cantidad de 780.460 euros entre las campañas de 1996 y 1999.

Este fraude se descubrió mediante una investigación de los inspectores de la Agencia Española para el Aceite de Oliva, que incluyó fotografías aéreas de los terrenos cultivados y su comparación con las producciones declaradas cuando las fincas estaban arrendadas por otros agricultores. Así, según la sentencia, una de las fincas fue arrendada por su propietaria porque no era rentable "por no ser de buena calidad los olivos" y otro de los olivares tenía los árboles "en estado de decrepitud, con abundante vegetación, jaras y matorrales".

En otra finca de Cazalla, añade la sentencia, declaró una producción de 970.696 kilos de aceituna, algo que negaron después los peritos de la Agencia para el Aceite de Oliva, ya que en ese suelo "era imposible una producción superior a los 594.712 kilos".

La condena por tres delitos contra la Hacienda Pública incluye una multa de 390.230 euros y la Audiencia rechaza la petición del olivarero de que se descuente del dinero a devolver lo que le habría correspondido por su verdadera producción, ya que el reglamento europeo establece claramente que "cualquier irregularidad dará lugar a la retirada de la ventaja obtenida indebidamente".

Según la Audiencia de Sevilla, frente a la "imparcialidad" de los peritos oficiales, el peritaje aportado por el acusado "no merece credibilidad" pues fue efectuado en junio de 2007, ocho años después de cometer los hechos. Así, la resolución de la juez penal 7 "nada tiene de ilógico, absurdo ni arbitrario" y el procesado "lo único que solicita es una nueva valoración de la prueba pericial según su propio análisis".

  • 1