martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización
Local

Condenados a seis meses de cárcel dos mossos por maltratar a un detenido

La Audiencia de Barcelona ha condenado a dos mossos d'esquadra a medio año de cárcel cada uno por maltratar y humillar a un hombre al que detuvieron en octubre de 2006 por una agresión sexual.

el 15 sep 2009 / 21:04 h.

TAGS:

La Audiencia de Barcelona ha condenado a dos mossos d'esquadra a medio año de cárcel cada uno por maltratar y humillar a un hombre al que detuvieron en octubre de 2006 por una agresión sexual a unas turistas americanas que después resultó ser falsa.

La sentencia condena a los agentes autonómicos Nicolás Jesús Ledesma y Laura Cañas por los maltratos que la víctima sufrió durante su detención y dentro de la comisaría de Nou de la Rambla, pero no por los que denunció haber padecido en las dependencias de Les Corts, dado que la Fiscalía no acusaba por esos hechos.

El tribunal afirma tener claro lo que sucedió la noche del 1 de octubre de 2006, pero por respetar el principio acusatorio no entra a valorar los presuntos maltratos ocurridos en el interior de la comisaría de Les Corts, ante la "vaguedad y falta de concreción" del escrito del fiscal sobre lo ocurrido en esas dependencias policiales, lo que impidió que se tratara el asunto en el juicio.

La condena se basa principalmente en el testimonio de Eva M., una mujer a quien los Mossos detuvieron junto a la víctima como encubridora y que también sufrió presuntas vejaciones, aunque la Fiscalía pidió que se archivara la causa para los tres mossos a quienes se les imputaban por falta de pruebas suficientes.

La víctima fue detenida el 1 de octubre de 2006 cuando bajaba a comprar tabaco en la calle Ginebra de Barcelona y fue señalado por unas turistas norteamericanas, que explicaron a los Mossos d'Esquadra haber sido víctimas de un asalto sexual por parte de un grupo de jóvenes, denuncia que después resultó ser falsa.

Según la sentencia, los agentes cogieron a la víctima, Javier G., lo mantuvieron presionado contra los barrotes de una ventana de la calle y le colocaron las esposas, tras lo que ambos policías lo abofetearon "al menos en una ocasión" con la intención de "humillarle". Además, el detenido cayó al suelo al tropezarse cuando lo conducían al coche patrulla, y el policía Nicolás Ledesma le propinó varias patadas.

Una vez trasladados a la comisaría de Nou de La Rambla, Javier G. y la testigo Eva M. fueron conducidos a un cuarto donde permanecieron esposados en el suelo y en el que la víctima se quejó de que le hacían mucho daño los grilletes, aunque los agentes sólo se los aflojaron "tras mucho insistir y al cabo de bastante tiempo", añade el tribunal.

Posteriormente, Javier G. fue trasladado a la comisaría de Les Corts, donde la mañana siguiente fue puesto en libertad sin que se le llegara a tomar declaración dado que la actitud "desenfadada y poco seria" de las turistas hizo dudar a los Mossos de la veracidad de su denuncia.

Para la Audiencia, no existe ninguna duda de la conducta "prepotente, desproporcionada y vejatoria" de los mossos d'esquadra, cuyo deber, recuerda el fallo, es proteger a los ciudadanos.

  • 1