martes, 11 diciembre 2018
15:02
, última actualización
Local

Condenados tres bomberos por agredir a policías en una protesta

Las penas oscilan entre seis meses y un año de prisión por los delitos de atentado y resistencia a agente de la autoridad cometidos en 2011.

el 23 sep 2014 / 09:31 h.

TAGS:

Un juzgado de Sevilla ha condenado a tres bomberos a penas que oscilan entre seis meses y un año de prisión por los delitos de atentado y resistencia a agente de la autoridad cometidos cuando en 2011 agredieron a policías durante una protesta laboral ante la Consejería de Gobernación. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, se condena a uno de los bomberos por el delito de atentado a un año de prisión, a 600 euros de multa por dos faltas de lesiones y a pagar a dos policías una indemnización de 3.980 euros a cada uno de ellos. Los otros dos bomberos han sido condenados a seis meses de prisión cada uno por el delito de resistencia a agente de la autoridad, a una multa de 300 euros y a indemnizar entre ambos a otro agente con 4.740 euros. El juez absuelve al secretario general del Sindicato Profesional de Bomberos (SPB), Juan Carlos Bernabé, de un delito de atentado y de cuatro faltas, por los que la Fiscalía pedía 18 meses de cárcel como autor y, de forma alternativa, como inductor, mientras que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) había solicitado dos años de cárcel. La sentencia considera probado que el 28 de abril de 2011 los acusados participaron, junto a otros manifestantes, en una protesta laboral convocada por la Federación de Bomberos de Andalucía que llegó hasta la sede de la Consejería de Gobernación, en la Plaza Nueva de Sevilla. Ante la negativa inicial de recibir a los representantes sindicales de los bomberos, señala la sentencia, "los ánimos de una parte de los manifestantes se exaltaron" y empujaron a los agentes de policía, que habían colocado dos líneas para impedir el acceso a la consejería. Uno de los acusados superó la primera línea policial, agarró de la camisa a un policía y le hizo caer el suelo, momento en el que dos agentes de la policía autonómica intentaron detenerle aunque sin éxito porque uno de los bomberos agarró por el cuello al agente y otro le dio un puñetazo en la cara a otro policía. Un agente sufrió esguince cervical del que tardó en curarse 53 días, una policía sufrió un traumatismo en la rodilla y el codo de las que también tardó en curarse 53 días y un tercero padeció un traumatismo en el hombro, el brazo y la mandíbula, lesiones de las que se curó a los 45 días.

  • 1