Local

Condenan a cuatro años a uno de los reos fugados de Sevilla I

Mohamed Laarbi tenía pendiente dos juicios por un robo y un hurto.

el 24 jul 2010 / 18:00 h.

TAGS:

Mohamed Laarbi fue detenido en Lleida tras 20 días de fuga.

El pasado mes de febrero protagonizó una espectacular fuga del centro penitenciario Sevilla I, junto a un delincuente peligroso, conocido como El Rafi, que cumplía prisión preventiva por un homicidio. Mohamed Laarbi le acompañó en una huida que duró 21 días y con dos juicios pendientes por robos. Ahora, un juzgado sevillano le ha impuesto tres años y medio de cárcel por un delito de robo, otros seis meses por un hurto y un mes más por una falta de lesiones. En total, cuatro años y un mes de cárcel, que se suma a la condena de tres años que ya estaba cumpliendo y a las penas que le caerán por la fuga y por un supuesto apuñalamiento que cometió en su aventura con El Rafi.

Las dos sentencias son del Juzgado de lo Penal número 4, tras haberse celebrado los respectivos juicios el 10 y el 24 de junio. En el primero de ellos, el juez considera probado que Laarbi y un amigo entraron el 15 de enero de 2008 en una obra de la calle Soria y "se apoderaron de un martillo neumático". Al ser descubiertos por un trabajador de la obra el joven "le propinó un puñetazo en la cara para poder escapar con el martillo". Lograron salir de la obra y la ver que el empleado les seguía "le arrojaron una regleta metálica" y le persiguieron hasta el punto de que "tuvo que refugiarse en una gasolinera cercana donde se escondió". Los dos huyeron y fueron detenidos en Marbella.

El juez considera que los hechos se ajustan a una falta de hurto por el que le impone a cada uno de ellos seis meses de prisión y una falta de lesiones, por la que le impone a Laarbi un mes y 210 euros de multa. Además, deberán indemnizar solidariamente con 60 euros al trabajador.
El otro robo por el que ha sido condenado ocurrió en octubre de 2009 en Bellavista, donde Laarbi asaltó a dos menores y "exhibiendo un machete de 30 centímetros de hoja, les exigió los móviles bajo amenaza de pincharles", mientras agarraba del brazo a uno de ellos. Finalmente, el menor "amedrentado" le entregó el móvil, según consta en la sentencia.

En este caso, al contrario que en el anterior, Laarbi reconoció los hechos, lo que hizo que su abogado y el fiscal llegaran a una conformidad. Así aceptó tres años y seis meses de prisión por un delito consumado de robo con intimidación y uso de arma, con la atenuante de toxicomanía, ya que ese día había consumido algunos estupefacientes. Además, también deberá abonar a la víctima 289 euros en concepto de indemnización por el valor del móvil.

Laarbi, de 22 años y de origen marroquí, estaba cumpliendo una condena de tres años y seis meses de prisión por un robo con violencia cuando el 4 de febrero se fugó de la cárcel Sevilla I, junto con Rafael Hidalgo, un cordobés de 28 años que estaba en preventivo por haber matado a uno de sus vecinos de la localidad de Bujalance.

Los dos protagonizaron una huida que terminó a los 21 días en Lleida. Allí, los localizó la Policía escondidos en el piso de una prima de El Rafi, que también fue detenida por un delito de encubrimiento. En su periplo, los investigadores creen que cometieron un supuesto robo en Antequera, donde apuñalaron a un trabajador en un polígono industrial. Instituciones Penitenciarias abrió una investigación para determinar cómo ocurrió la fuga.

  • 1