Local

Condenan a Tussam a indemnizar a un directivo con 123.000 euros

Tussam deberá abonar 123.000 euros a un alto cargo, al considerar el TSJA su despido improcedente. Según la sentencia, el trabajador, que estaba con una Incapacidad Permanente, podía incorporarse a su puesto de trabajo al volver de la baja laboral, lo que fue denegado por la empresa, que recurrirá el fallo ante el Supremo.

el 15 sep 2009 / 17:13 h.

TAGS:

Tussam deberá abonar 123.000 euros a un alto cargo, al considerar el TSJA su despido improcedente. Según la sentencia, el trabajador, que estaba con una Incapacidad Permanente, podía incorporarse a su puesto de trabajo al volver de la baja laboral, lo que fue denegado por la empresa, que recurrirá el fallo ante el Supremo.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha condenado a Tussam a indemnizar con 122.900,4 euros a un directivo de la empresa al que despido de forma "improcedente" el pasado 20 de abril de 2007, porque no le permitió reincorporarse a su puesto, alegando que había sido declarado incapacitado, tras volver de una baja laboral.

En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, los magistrados estiman el recurso interpuesto por la defensa de Juan P. contra un fallo del Juzgado de lo Social número 9 de Sevilla de julio del pasado año, en la que daba la razón a Tussam, que ahora recurrirá al Tribunal Supremo. Al trabajador, que era Subdirector comercial y de Servicios Generales y que en la actualidad tiene 66 años, sólo le faltaban cuatro meses para su jubilación cuando fue despedido. Hasta entonces había prestado sus servicios en la empresa desde 1961, aunque en 2007 se le concedió la Incapacidad Permanente Total (IPT) por padecer trastorno adaptativo de tipo ansioso depresivo, lo que le impedía ocupar su puesto en el departamento comercial, pero no otro de la misma categoría.

Según explicó su abogado, Enrique Yrazusta, Juan P. había denunciado a la empresa por acoso laboral, que fue el origen de su ansiedad y el motivo de su declaración de incapacidad laboral. El problema se originó cuando intentó reincorporarse a su puesto de trabajo, Tussam se lo negó. El TSJA entiende que el despido es improcedente porque "no existía impedimento alguno para que hubiera ocupado su puesto anterior".

Por su parte, Tussam recordó que el fallo "no es firme" y que "ha optado por la readmisión del trabajador y así se lo ha comunicado a la Sala de lo Social", pese a que éste está jubilado, por lo que "no cabe indemnización alguna".

  • 1