martes, 18 diciembre 2018
10:07
, última actualización
Local

Condenan a un médico por sacar fármacos con recetas falsas

La sentencia le inhabilita durante un año y le impone 21 meses de prisión por estafar 2.380 euros.

el 17 mar 2012 / 20:22 h.

TAGS:

Falsificaba las recetas de pensionistas para luego, de acuerdo, con su esposa retirar los medicamentos de las farmacias. Así fue como un médico del Virgen del Rocío estafó casi 2.400 euros al Servicio Andaluz de Salud (SAS ) en fármacos. Ahora, la Audiencia Provincial ha condenado, tras llegar a un acuerdo, al matrimonio a 21 meses de prisión, y, en el caso del galeno, a un año de inhabilitación, por el delito de falsedad en documento oficial como medio para cometer un delito de estafa. La pareja, que además debe pagar una multa de 5.400 euros, ya ha devuelto al SAS el dinero estafado.

El médico condenado, que trabajaba en el Virgen del Rocío desde hace 34 años, estaba destinado en la Unidad de Patología Mamaria del hospital de la Mujer del citado centro. La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia explica que el doctor "de común acuerdo" con su esposa y con el "ánimo de obtener un beneficio ilícito" aprovechó su condición de médico para "obtener diversos medicamentos con cargo al SAS".

Según relata el fallo judicial, los hechos se produjeron entre octubre de 2007 y agosto de 2008, fechas en las que el galeno "extendía y firmaba en el impreso oficial de recetas de pensionistas", cuyo coste asume íntegramente el SAS, por "determinados medicamentos". Los documentos resultaron ser falsos porque "ni los supuestos beneficiarios eran pacientes suyos, ni recibían tratamiento médico que diera lugar a la prescripción de tales fármacos", explican los magistrados.

El médico llegó a firmar más de un centenar de recetas y, una vez que tenía los documentos firmados, entraba en juego su esposa. Ella, profesora de profesión, era la encargada de "retirar esos medicamentos de la farmacia y se los entrega al acusado". En concreto, el condenado extendió "98 recetas" a nombre de un paciente, y otras "ocho a nombre de la hermana de su mujer". Su cuñada, además, ni siquiera vive en Sevilla, sino que reside en Soria y, por tanto, no era beneficiaria del Servicio Andaluz de Salud, sino que su afiliación médica consta a cargo de la Seguridad Social de Castilla y León.

Los fármacos que recetaba de forma fraudulenta eran siempre los mismos y de un coste elevado. "Sumial Forte, Omeprazol, Augmentine, Nolotil, Tranxilium", son algunos de los que recoge la sentencia de la Audiencia. En total, los magistrados estiman que el perjuicio causado al SAS es de 2.380,46 euros, de los que 1.347,18 euros es el coste que causaron con las recetas a nombre de la cuñada del médico, y los otros 1.033,28 euros con las del otro paciente. Unas cantidades que el matrimonio ya ha abonado al SAS, lo que también facilitó un acuerdo entre las partes.

En el juicio, que acabó con conformidad, la Fiscalía solicitó que cada uno de ellos fuera condenado a un año y seis meses de prisión y a una multa de 2.700 euros por el delito de falsedad, con la atenuante muy cualificada de reparación del daño; y por un delito de estafa a tres años de prisión. Para el médico solicitó además un año de inhabilitación para ejercer como médico.

El SAS, que ejerció la acusación particular, se adhirió a la petición del Ministerio Público, aunque solicitó que la pena de inhabilitación se elevara a tres años. Una petición que desestima la Sección Tercera dado "la poca relevancia de la entidad del perjuicio en virtud del principio de pena justa".

  • 1