Local

Condenan a un policía local y a un militar por tráfico de drogas

Formaban parte de un red dedicada a traer las sustancias desde Brasil.

el 18 feb 2010 / 15:46 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un militar y a un policía local a 12 años y tres años y medio de cárcel, respectivamente, por participar en una red de tráfico de cocaína a la que se incautaron 10.922 gramos en octubre de 2007.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, dice que el procesado, M.A.D.M., aprovechaba sus conocimientos como agente de la Policía Local para informar a un narco, también condenado, del lugar donde se encontraban los controles conjuntos de la Policía Local y la Guardia Civil.

De esta manera, los narcotraficantes conseguían eludir dichos controles en el transporte de droga, por lo que la sentencia aplica al agente la agravante de ser funcionario público y acuerda notificar la condena a la Jefatura de la Policía Local.

Ademas, la Audiencia también ha condenado a siete personas más por este caso, a los que les impone penas de entre 4 y 12 años de cárcel. Según los magistrados, los procesados constituían una red dedicada a traer cocaína a España, desde Brasil, disimulada en planchas que simulaban el armazón de una maleta.

El militar, J.M.G., encargó a dos de los procesados traer desde Brasil uno de los alijos incautados y, según la sentencia, llevaba un nivel de vida que "no se corresponde con el nivel económico que su situación en el Ejército le puede permitir".

Además, añade que no es creíble su afirmación de que se dedicaba a fichajes futbolísticos, pues "no ha aportado ningún tipo de acreditación". Por ello, el fallo le impone 12 años y tres meses de cárcel y que se le traslade al Ministerio de Defensa la condena.

Este acusado encargó a los hermanos J.J.P.G. y S.P.G., condenados a nueve años, traer la droga desde Brasil, una actividad por la que percibían entre 15.000 y 20.000 euros y que, según reconocieron en el juicio, habían hecho en ocasiones anteriores.

Tres de los acusados fueron detenidos la medianoche del 16 de octubre de 2007 junto a la estación de autobuses del Prado de San Sebastián con una maleta en la que habían disimulado 5.440 gramos de cocaína, con un valor en el mercado de 335.418 euros. El militar condenado fue detenido en el hotel Pasarela de Sevilla, donde se había alojado con otros tres procesados, a las 11.15 horas de ese mismo día con otra maleta en la que también ocultaban 4.417 gramos de cocaína, valorada en 271.731 euros.

Finalmente, el 17 de octubre de 2007, en el trastero propiedad de M.P.D.B., madre del acusado P.J.D., en la calle La Calesera de la capital, se localizaron dos planchas de cocaína, similares a las incautadas en las otras operaciones, con 1.065 gramos de droga.

Esta mujer, de 50 años, ha sido condenada a cuatro años de cárcel porque los jueces entienden que conocía el contenido de las planchas, según se deduce de las conversaciones intervenidas a los acusados, que hablaban con ella de la droga mediante palabras claves.

Otra de las acusadas, R.M.N.M., reconoció en el juicio que ayudaba a su marido "con el teléfono en este trapicheo" porque tenía poco dinero, pero la Audiencia le condena a nueve años y medio porque no se puede "minimizar con esa expresión una actividad ilegal que no puede calificarse como una simple venta de papelinas".

Además, todos han sido condenados a pagar 708.450 euros en multas, el importe de la droga intervenida.

  • 1