viernes, 18 enero 2019
08:33
, última actualización

Condenan al SAS a pagar 72.767 euros por un diagnóstico tardío de desprendimiento de retina

En urgencias del Hospital del Valme dijeron al afectado que sus molestias se debían a la catarata que sufría y no le hicieron pruebas para descartar el desgarro.

el 16 sep 2014 / 17:35 h.

Una juez de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud  (SAS) a pagar una indemnización de 72.767,29 euros a un paciente por  un diagnóstico tardío de desprendimiento de retina pese a los  síntomas que presentaba el afectado, cantidad a la que hay que sumar  otros 10.000 euros de intereses, según ha informado 'El Defensor del  Paciente'. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la juez  de Primera Instancia número 1 de Sevilla estima en parte la demanda  presentada por el afectado, J.A.L.T., quien a través de los servicios  jurídicos de 'El Defensor del Paciente' pidió inicialmente una  indemnización de 160.000 euros. Los hechos se remontan al 8 de junio de 2010, fecha en la que el  paciente, de 45 años de edad, sintió una pérdida "brusca" de visión  en su ojo derecho, por lo que acudió rápidamente al médico del  ambulatorio del pueblo, que le emitió un volante por posible  desprendimiento de retina para que lo atendieran urgentemente en el  Hospital Virgen de Valme. Pese al informe que llevaba el paciente de la médico del  ambulatorio, y al referir la pérdida de visión brusca y la presencia  de "una sombra negra en la niña del ojo", la oftalmóloga del Servicio  de Urgencias consignó que se trataba de una pérdida progresiva de  visión por la catarata que sufría. De este modo, la facultativa decidió no hacerle una prueba  "básica" para descartar el desprendimiento de retina, como es un  'fondo de ojo', sino que le aseguró que todo era consecuencia de la  catarata. Nueve días más tarde, el paciente decidió volver al hospital,  donde la atendió la misma oftalmóloga, que esta vez sí le hizo un  'fondo de ojo'. Según 'El Defensor del Paciente', el afectado tenía un desgarro  "gigante" de retina y desprendimiento macular, por lo que de haber  sido diagnosticado a tiempo "podría haber conservado una mayor  agudeza visual, en lugar de estar prácticamente ciego del ojo  derecho".

  • 1