Cultura

"Confío en la sensatez de los votantes andaluces"

Caballero Bonald presentó ayer en la biblioteca Infanta Elena su nuevo poemario, ‘Entreguerras’

el 09 feb 2012 / 20:36 h.

-->--> -->

Aunque descarta completamente volver a escribir novelas o abordar el esperado tercer volumen de sus memorias, José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926) se resiste a abandonar la poesía. En los últimos años ha publicado Manual de infractores, La noche no tiene paredes y ahora Entreguerras (todos en Seix Barral), donde vuelve a mostrar su lado más insumiso y combativo.

"En este libro he hecho todo lo que quería. He eludido las fronteras entre poesía, memorias, filosofía, hechos vividos, viajes y entreguerras, entreconflictos personales, luchas internas que he ido solventando lo mejor posible", afirmó el poeta ayer en Sevilla, antes de su lectura en la biblioteca Infanta Elena dentro del ciclo Letras capitales del CAL.

Caballero, que en su libro prescinde de puntos y comas "porque también yo carezco de signos de puntuación", hace inventario a lo largo de 200 páginas de vivencias, lecturas, recuerdos y alguna que otra invención, con el resultado de exponer ante el lector muchas de sus contradicciones. "El hombre está hecho de ellas. Por ejemplo, mi ideología es de izquierdas de toda la vida, y a lo mejor tengo gustos burgueses. Voy abriéndome paso a través de este flujo de contradicciones, a veces salgo airoso y otras quedo en el callejón sin salida de la incertidumbre", confiesa.

Otra aparente contradicción es su aversión hacia el éxito, siendo él mismo un autor exitoso en lo que se refiere a publicaciones, crítica y galardones. "Detesto la fama efímera de los escritores de best-sellers, sean españoles y extranjeros. Ya Ramón y Cajal decía que la fama es un olvido aplazado. Mi éxito es un premio a la constancia: insistir en un oficio a lo largo de 60 años es meritorio", agrega.

Por otro lado, ni el Caballero Bonald poeta ni el ciudadano se abstienen de ejercer su compromiso con el tiempo que les ha tocado vivir, y ante la posibilidad de que haya un cambio de Gobierno en Andalucía no duda en emitir su opinión, empezando por lo que afecta a su querida Doñana: "El ministro Arias Cañete ha derogado la Ley de Costas, lo que puede permitir que los únicos lugares que estaban a salvo de la especulación urbanística dejen de estarlo. No me extrañaría que ahora Matalascañas fuera prolongado hasta la Punta de Malandar. Estamos retrocediendo".

"Se intenta revisar la ley del aborto, los matrimonios gais, se está volviendo a muchos aspectos que creíamos superados", prosigue el escritor. "Tengo el temor de que este retroceso repercuta en la vida de mucha gente. No quiero ser agorero, pero parece que puede haber un vuelco electoral en Andalucía. Confío en que a última hora se establezca la sensatez en los votantes", agrega.

Lo cual no quiere decir que todo lo que ha hecho la izquierda merezca su bendición: "El escritor debe ser siempre crítico, un vigilante del poder, porque no hay poder perfecto. El PSOE hizo muchas cosas mal, empezando por su derechización y por ciertas torpezas. El escritor, como ciudadano, está obligado a salir al paso de todo esto", concluye.

  • 1