Local

Confusión ante las palabras de la Iglesia

Destacados representantes de la Iglesia Católica en España han hecho públicos en los últimos días posicionamientos que han causado controversia entre los fieles y rechazo general en el Gobierno. El Cardenal prefecto de la Congregación por el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares pidió ayer perdón por los abusos sexuales cometidos contra centenares de niños...

el 16 sep 2009 / 03:28 h.

Destacados representantes de la Iglesia Católica en España han hecho públicos en los últimos días posicionamientos que han causado controversia entre los fieles y rechazo general en el Gobierno. El Cardenal prefecto de la Congregación por el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares pidió ayer perdón por los abusos sexuales cometidos contra centenares de niños en los colegios de Irlanda, pero dijo que "no es comparable" la dimensión del caso con lo que él entiende "la destrucción legal de seres humanos", en clara alusión a la reforma de la Ley del aborto. Cañizares dijo que lo de Irlanda afecta a "unos cuantos colegios" frente a la "destrucción legal de 40 millones de seres humanos".

No se quedó ahí el cardenal, que también se alineó con Benedicto XVI en su negativa al preservativo como medio eficaz para combatir el Sida en África. Paralelamente a las declaraciones de Cañizares, la revista Alfa y Omega, dirigida por el arzobispado de Rouco Varela en Madrid, decía ayer en una tribuna que "cuando se banaliza el sexo, se disocia de la procreación y se desvincula del matrimonio, deja de tener sentido la consideración de la violación como delito penal". En el caso de Cañizares, el error consiste en minusvalorar el escándalo de los abusos sexuales que practicaron sacerdotes de la Iglesia católica durante años en Irlanda, destrozando la vida de numerosos jóvenes y compararlo con la reforma de la ley del aborto.

La Iglesia tiene una postura clara y legítima respecto a la interrupción del embarazo, pero no puede escudarse en ella para quitar hierro a un asunto de extrema gravedad como lo ocurrido en Irlanda. Respecto a la barbaridad publicada en Alfa y Omega los dirigentes de la Iglesia Española debieran reflexionar seriamente. Su actitud no favorece la convivencia, lleva al extremismo y genera incertidumbre a miles de cristianos que en absoluto se sienten identificados con estas declaraciones.

  • 1