sábado, 20 abril 2019
14:34
, última actualización
Local

Congreso y Ejército piden a Micheletti que derogue el estado de sitio

el 29 sep 2009 / 20:26 h.

TAGS:

Protestas en las calles de Honduras.

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, abrió ayer la puerta, a petición del Parlamento, a la derogación de un decreto que desde este fin de semana mantiene suspendida varias garantías constitucionales y que amparó la clausura de dos medios de comunicación.

"Voy a consultar con la Corte Suprema de Justicia, con el Tribunal Supremo Electoral, incluso, si hay posibilidad de hablar con los candidatos presidenciales y así tomar la decisión más conveniente a los intereses de nuestra patria que será derogar ese decreto en el momento más oportuno", señaló Micheletti.

El presidente del gobierno de facto de Honduras añadió, tras reunirse con el presidente del Legislativo, José Alfredo Saavedra, y otros diputados que le pidieron derogar el decreto, que "en el término de esta semana estaremos dándole solución a esto".

El presidente interino aseguró que aceptaba la propuesta del Parlamento para favorecer el diálogo sobre la crisis política que vive el país. El Gobierno de facto publicó el sábado un decreto por el cual suspende durante 45 días las libertades de circulación y expresión, y prohibe las reuniones públicas, entre otras medidas. Según Micheletti, el decreto se emitió por la llamada a la "insurrección" del depuesto presidente, Manuel Zelaya, quien está desde hace una semana en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa. Micheletti recordó que el decreto se deberá derogar en un Consejo de Ministros, de la misma forma en la que fue aprobado.

El presidente del Congreso hondureño, José Alfredo Saavedra, solicitó la derogación de un decreto que desde este fin de semana suspende varias garantías constitucionales y señaló que es "todo con el propósito de contribuir, aprovechar esta oportunidad para propiciar el diálogo en la sociedad hondureña".

El jefe del Estado Mayor Conjunto hondureño, general Romeo Vásquez, afirmó ayer que las Fuerzas Armadas recomiendan el diálogo para superar la crisis y señaló que se han tomando las medidas necesarias para evitar que el país se pueda "desangrar". "El diálogo debe prevalecer en todo momento, no solamente en un momento determinado, es parte de todo un proceso y eso es lo que siempre analizamos y recomendamos a nuestros superiores", indicó Romeo Vásquez en declaraciones a los periodistas. Según El País, el general no reconoció su participación en los hechos y declaró que "hay quien dice que fue un golpe militar. Si de verdad lo hubiese sido, yo sería ahora mismo el jefe del Estado". No obstante, no deja claro quién dio la orden de sacar a Zelaya del país.

Zelaya lanza un sos. El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, se dirigió ayer a la Asamblea General de la ONU mediante una conexión por teléfono móvil que le hizo su canciller, Patricia Rodas. "Solicito a Naciones Unidas su apoyo para revertir este Golpe de Estado y que la democracia sea un bien para todas las naciones del mundo", dijo Zelaya, mientras la canciller de Ecuador ponía el teléfono móvil en el micrófono del podio de oradores de la Asamblea. Asimismo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró ayer que la situación de Honduras se agravó con la declaración del estado de excepción por parte del Gobierno de facto y mostró su preocupación "por la situación en Honduras".

Por su parte, la Organización de Estados Americanos fracasó ayer en sus esfuerzos por emitir una declaración sobre la restitución de las garantías en Honduras, ya que algunos países se abstuvieron de determinar cuál será su postura sobre el resultado electoral del 29.

  • 1