Local

Conozca el Alcázar con un robot

El palacio sevillano ha sido el escenario elegido para presentar un proyecto de investigación internacional, en el que participa la Universidad Pablo de Olavide, por el que un robot es capaz de hacer de guía turístico.

el 24 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

FROG-BUENA"Please, follow me". Así, comienza la visita que Frog (Fun Robot Outdoor Guide) ofrece a las personas que hoy acuden a su presentación en sociedad, tras tres años de investigación. Este prototipo, de color verde similar al de una rana tal y como indican sus siglas si se leen en inglés, es capaz de interactuar con las personas, hasta el punto de que "detecta por las caras si el turista está mostrando o no interés en las explicaciones y cambia el registro", ha explicado el profesor de Robótica de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) y coordinador de proyecto en España, Luis Merino. Precisamente, es esta interacción la que hace novedoso este proyecto desarrollado por la Escuela Politécnica de la UPO en colaboración con la universidad holandesa de Twente, y que ha contado con tres millones de euros aportados por fondos europeos. Un trabajo que comenzó hace tres años y para el que la coordinadora internacional del proyecto, Vanessa Evers, se puso en contacto con la universidad sevillana "por nuestra experiencia en navegación autónoma de robots", ha dicho Merino. El robot, que ya ha sido probado con éxito en el Zoo de Lisboa, ha demostrado a los periodistas presentes su capacidad explicando a todos la historia de algunas de las salas del Real Alcázar, que se ha prestado a colaborar con este proyecto cediendo el espacio para llevar a cabo las pruebas. "Estamos en el salón de los tapices", afirma Frog, tras voltear uno de ellos que nos muestra un mapa con una orientación complemente distinta a la que estamos acostumbrados. "Ahora sí", gracias a la foto que nos muestra en su pantalla, ya somos capaces de reconocer España y el resto del Mediterráneo. Frog también es capaz de plantear un cuestionario sobre los espacios visitados y nos habla en tres idiomas: español, inglés y holandés. "Puede desarrollar más contenidos y más idiomas, todo es cuestión de ir programándolo", ha explicado Merino, quien ha añadido que el objetivo de ellos no es "crear un producto comercial", sino investigar y obtener logros que se puedan aplicar a la vida real, por lo que habrá que esperar a que una empresa esté interesada en fabricar estos prototipos para poder visitar nuestros monumentos acompañados de robots. En este sentido, el rector de la UPO, Vicente Guzmán, ha destacado la necesidad de "integrar" estos avances en la sociedad, de tal forma que "no se cree una brecha con el mercado laboral". Así, ha incidido, por un lado, en que este tipo de tecnologías "no vienen a sustituir" a los tradicionales guías turísticos, sino que son "un complemento, una herramienta más para realizar su trabajo". Por otro lado, también ha aprovechado "un ejemplos como éste", para poner en valor la necesidad de "invertir en I+D+I", porque sus logros "son un beneficio para las instuciones y para la sociedad".  

  • 1