Local

Consejeros: para decir amén, iros

Vamos a ver, si ostentáis un cargo para cuya conservación, conmovidos por el miedo, lo único que decís, repetís y requetepetís es "diálogo, diálogo, reflexión, mucha reflexión, lo que los hermanos mayores digan"...

el 15 sep 2009 / 17:44 h.

Vamos a ver, si ostentáis un cargo para cuya conservación, conmovidos por el miedo, lo único que decís, repetís y requetepetís es "diálogo, diálogo, reflexión, mucha reflexión, lo que los hermanos mayores digan", ¿me pueden decir que leñe pintáis? ¿En vuestra léxico existe la palabra "no"? Para decir amén a todo, lo mejor será que las horas que le robáis a la familia, los amigos y al descanso no las perdáis, pues si tanto sacrificio no conduce a nada, que mande Palacio, que mande Fiestas Mayores o que manden los hermanos mayores de las cinco o seis cofradías gordas, pero hacer(os) el favor de iros.

Para demagogia y discursos ilusorios ya están los políticos profesionales, por lo tanto anunciar o dejar caer, es lo mismo, que en mi coche utilitario caben veinte tíos (ocho delante y doce detrás) es para que te echen porque no sirves; admitir, darle curso, tratar, proponer y llevar a un pleno, si además de los veinte pasajeros que meto en mi coche caben uno, dos, o incluso, tres mas, no es de recibo. ¿Queréis una solución? Probar a darle la subvención -plena, total, como si pasaran- a las que no pasan por Campana. Millones para todas, ya veréis como las solicitudes de ingreso en la nómina bajan (una media de tres por año) a ninguna o una. Como siga la cosa en vuestras manos, es decir, "lo que digan los hermanos mayores", en na adelantamos al Rocío.

Ahora caigo, no he visto cofrades mas evangélicos que algunos miembros de Consejo, ellos sí que llevan a la práctica lo de caber un camello por el ojo de la aguja.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1